El vertido de una barredora de Cespa paraliza el tráfico en Novo Mesoiro

|

Fue irónicamente, una barredora de la concesionaria de limpieza Cespa la que derramó litros y litros de líquido hidráulico por la misma zona que debía limpiar. El resultado fue que, desde primeras horas de la mañana, el barrio de Novo Mesoiro quedó cerrado al tráfico, lo que obligó a intervenir a los servicios de emergencias: bomberos para baldear la calzada y agentes de la Policía Local para controlar el tráfico. Pero no fue hasta pasadas las tres de la tarde que la situación volvió a la normalidad.
“El problema es que el operador de la máquina no se dio cuenta de nada, estuvo fregando toda la calle y mientras tanto, la valvulina (el líquido hidráulico) se extendía”, explicó el bombero la mando de la dotación. Para cuando se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, toda la avenida de Novo Mesoiro, la vía principal del barrio, estaba empapada de esa líquido resbaladizo, hasta la rotonda que regula el tráfico de la entrada. 
Los bomberos tuvieron que emplear prácticamente todos sus efectivos para poder encargarse del problema, dos camiones enteros, además de la ayuda de Cespa, que envió otras dos máquinas barredoras para limpiar la calzada. A pesar de ello, la labor se prolongó durante toda la mañana. “Se limpiaba peor que el gasóleo, que prácticamente se va con agua. Aquí tuvimos que usar dispersante”, explicó el jefe de la dotación. 

accidentes
El líquido era, además, muy resbaladizo de manera que, cada vez que un vehículo entraba en una de las rotondas afectadas (había tres) tendía a patinar. “No hubo siniestros graves, pero sí que hubo algunos golpes porque no podían controlar los coches”, explicó el bombero. 
Poco a poco, la situación volvió a la normalidad. Como lo principal era que se pudiera circular por la avenida, se fueron limpiando primero un carril y luego otro en cada sentido, hasta que, por fin, se eliminó todo el líquido hidráulico.

El vertido de una barredora de Cespa paraliza el tráfico en Novo Mesoiro