El próximo año se abrirá al público la segunda muralla medieval de Galicia

Copia de El Ideal Gallego-2014-01-31-003-e44a295f

El antiguo edificio de Jefatura de Sanidad militar recibió los primeros golpes de la pala excavadora para su completa demolición, labores que se prolongarán durante un mes. El vetusto inmueble que en  su día acogió las oficinas de los militares y que permaneció vacío durante años se había convertido en un obstáculo para el plan del Ayuntamiento de revalorizar la antigua muralla medieval y convertir los antiguos adarves en un paseo abierto al público. “Es la segunda muralla más importante de Galicia, después de la de Lugo”, aseguró el alcalde, Carlos Negreira, durante la visita que realizó ayer.  
Si hace unas semanas, el concejal de Urbanismo, Martín Fernández Prado, presentaba las murallas medievales tras su rehabilitación, ayer era el propio alcalde el que presentaba la segunda parte del proyecto que pretende abrir a la ciudadanía la zona de los jardines de A Maestranza y crear una ruta que permita recorrer As Ánima desde lo alto de la muralla. “Queremos recuperar el paseo para disfrutar las murallas y abrir la Ciudad Vieja al mar”, explicó Negreira.
La cerca, de piedra sillar y de mampostería en sus tramos más gruesos, discurre por detrás del Hospital Militar, la Fundación Luis Seoane y el Museo Militar, para acabar en los jardines de  A Maestranza. Pero aún hay puntos que aclarar. Por ejemplo, el espacio que existe entre la Fundación Luis Seoane y la propia muralla es tan escaso que apenas puede pasar una persona con dificultad y en Urbanismo todavía no han decidido la solución.

concurso de ideas
Por ese y otros motivos el Ayuntamiento va a presentar la próxima semana un concurso de ideas “para que la zona cuente con el mejor proyecto posible”, en palabras del alcalde, que confía en que las obras puedan comenzar el último trimestre del año. Cuando se hayan finalizado, el Ayuntamiento espera que exista “una conexión total” desde la torre de Hércules, de manera que un peatón pueda escoger entre bajar caminando al muelle de As Ánimas o continuar su camino sin desniveles por el nuevo paseo por la muralla.
Si escoge este último camino, podrá admirar los restos del convento de San Francisco, justo detrás del Museo Militar. Habitualmente este yacimiento arqueológico se ha convertido en el escenario de actividades organizadas por el museo, pero actualmente está siendo excavado por el arqueólogo municipal como parte del proyecto para convertirlo en un atractivo turístico más. “Antes el agua de la lluvia se embalsaba aquí, de manera que todo el terreno se empapaba –explicó el edil de Urbanismo- tuvimos que canalizar el agua de nuevo y pudimos emplear una alcantarilla del siglo XIX para hacerlo”.
Para Negreira, el derribo del edificio de 1.476 metros cuadrados es el “pistoletazo de salida” para convertir las murallas del siglo XIV en una zona sin transiciones que formen parte de la ciudad en vez de un tapón urbanístico. “Y así la ciudadanía podrá contar con una vista privilegiada del mar”, añadió el alcalde durante su visita.

El próximo año se abrirá al público la segunda muralla medieval de Galicia

Te puede interesar