El parque de vehículos crece cuatro veces más rápido que la población

A pesar de la dificultad para moverse por la ciudad en coche, hay casi un vehículo por cada dos coruñeses | quintana
|

Conducir por A Coruña no siempre es fácil. Aparcar, tampoco. El Ayuntamiento actual, como los anteriores, pretende implantar una política de transporte sostenible en la que se prioricen los autobuses a los coches pero los coruñeses siguen aferrados al automóvil, que consideran un mal necesario para sus desplazamientos. La prueba de ello es que el número de turismos del parque coruñés, según la Dirección General de Tráfico (DGT), creció  cuatro veces más que la población censada en solo dos años.
Si en 2015 el número de turismos era de 111.041, en 2017 (las estadísticas de la DGT son provisionales) era de 112.130. O sea, un incremento bienal de más de un millar de coches. Mientras tanto, la población parece aumentar mucho menos, pasando en ese mismo período de 23.870 a 244.099 (una diferencia de 229). 
Estos datos apuntan a que por el momento, la movilidad sostenible, entendida como una renuncia al vehículo particular, todavía no ha calado a los coruñeses. La gran mayoría de los que utilizan el autobús, casi la mitad, según los estudios de la Compañía de Tranvías, lo hacen porque no disponen de otro medio para desplazarse. El 40,2% sí tiene vehículo propio. De este 40%, el 22,6% declara que lo hace específicamente debido a que no encuentra plazas de aparcamiento, aunque  si se suma otra de las causas, “por ahorro de tiempo” (otro 3%) –se entiende dar vueltas para buscar plaza–, ese porcentaje crece hasta el 25%.
Desde la periferia 
Pero este problema, como tantos otros, no afecta solo a la ciudad, sino que hay que verlo en el contexto del área. El concejal de Movilidad, Daniel Díaz Grandío, señaló cada día llegan al casco urbano, provenientes del área metropolitana, una media de 100.000 vehículos. En cambio, más del 50% de los desplazamientos dentro de la ciudad se realiza a pie. Pero muchos coruñeses trabajan fuera de la ciudad, incluso en otras urbes cercanas, como Santiago. Eso significaría que la mejor manera de descongestionar la ciudad es conectar mejor la periferia mediante un sistema de transporte público, algo que comenzó a hacer el año pasado la Xunta, trayendo los buses del área hasta Méndez Núñez, a pesar de los recelos municipales, que temían atascos.
Por otro lado, el Ayuntamiento trata de desanimar como puede  a la ciudadanía a usar el coche creando infraestructuras como el carril bici más allá del Paseo Marítimo y mejorando los recorridos peatonales. Pero por el momento,  el coche sigue viéndose como una necesidad por parte de muchos coruñeses. l

El parque de vehículos crece cuatro veces más rápido que la población