Rusia confirma que un acto terrorista fue la causa del siniestro del avión en el Sinaí

A military investigator from Russia stands near the debris of a Russian airliner at its crash site at the Hassana area in Arish city, north Egypt, November 1, 2015. Egyptian authorities have detained two employees of Sharm al-Sheikh airport in connection
|

El Servicio de Seguridad Federal ruso (FSB) confirmó ayer que la explosión de una bomba en el interior de la aeronave fue la causa de la caída de un avión Airbus A-321 de una compañía rusa cuando sobrevolaba la península del Sinaí, en Egipto, el pasado 31 de octubre.
“Se puede decir sin ningún tipo de ambigüedad que esto es un acto terrorista”, aseguró el director del FSB, Alexander Bortnikov, que explicó que se han hallado restos de explosivos de fabricación extranjera en los restos del aparato de la aerolínea rusa Kogalymavia y en las pertenencias de los pasajeros.
“De acuerdo con las estimaciones de nuestros especialistas, un artefacto de fabricación casera con una potencia de hasta un kilo de equivalente a TNT estalló a bordo del aparato, debido a lo cual el avión se rompió en el aire y esto explica la dispersión del fuselaje en un amplio radio”, añadió.
El FSB ya ha está trabajando para identificar a los responsables del atentado y ha pedido ayuda a nivel internacional para localizarles. En este sentido, el FSB ha ofrecido una recompensa de 50 millones de dólares por información que permita la detención de los autores.
Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, prometió que se hará todo lo necesario para encontrar a los responsables de este ataque terrorista y aseguró que todo el peso de la ley caerá sobre sus hombros.
“No es la primera vez que Rusia se enfrenta a crímenes terroristas bárbaros, en buena medida sin causas aparentes, externas o domésticas, como fue el caso con el atentado en la estación de tren de Volgograd a finales de 2013. No hemos olvidado nada y a nadie”, aseveró en declaraciones a última hora del lunes antes de que se conociera el resultado de la investigación.
“El asesinato de nuestros nacionales en el Sinaí figura entre los crímenes más sangrientos por el número de víctimas”, subrayó, asegurando que “esto se quedará con nosotros para siempre”, pero “no nos impedirá encontrar y castigar a los criminales”.
“Debemos hacer esto sin límites de tiempo y conocer a cada uno de ellos por nombre. Los buscaremos por todas partes, sin importar dónde se escondan. Les encontraremos en cualquier punto del globo y serán castigados”, prometió.
Mientras, el Gobierno egipcio dijo ayer que tendrá en cuenta la conclusión de los servicios de seguridad rusos de que fue una bomba la que derribó el avión, pero indicó que por ahora su investigación no ha hallado pruebas de acción criminal. Los comentarios se hicieron en una rueda de prensa conjunta del primer ministro, Sherif Ismail, y varios de sus ministros en Sharm el Sheij, la ciudad balneario en el mar Rojo desde la que despegó el avión ruso.
Mientras, las autoridades egipcias tienen detenidos a dos empleados del aeropuerto de Sharm el Sheij bajo la sospecha de que habrían ayudado a quienes colocaron la bomba en el interior del avión ruso siniestrado en el Sinaí, según señalaron dos fuentes de seguridad.
“Hay 17 personas detenidas, dos de ellas sospechosas de ayudar a quien quiera que colocó la bomba en el avión”, señaló una de las fuentes. Sin embargo, otras fuentes negaron la detención de esos empleados.

Rusia confirma que un acto terrorista fue la causa del siniestro del avión en el Sinaí