Las principales especies de la lonja pierden su puesto por la rebaja de las cuotas

|

El Ideal Gallego-2011-06-15-008-8f51d2b5

  c.r. > a coruña

  La lonja es una de las empresas directamente más afectadas por las reducciones de las cuotas pesqueras. Así lo han denunciado siempre sus portavoces y ahora ya se puede comprobar que es cierto al analizar cuáles son las especies más importantes para el Muro. Tradicionalmente la merluza, la caballa y la bacaladilla siempre estaban entre los ejemplares más descargados por los barcos, pero ahora abandonan los primeros puestos en favor de otras especies. El lado más negativo es que estos otros ejemplares tienen un valor comercial más bajo por lo que, aún con las mismas toneladas, no se equiparan los ingresos.
A tal fecha como hoy en 2007, año en el que la lonja obtuvo su máximo de ingresos, la merluza o pescada era la especie más descargada con casi 3.000 toneladas. Aunque le seguía el jurel con 1.267 toneladas, inmediatamente después aparecían otras dos especies ahora muy afectadas por el recorte de los cupos: el lirio o bacaladilla (1.230) y la xarda o caballa (1.101).
En 2008, cuando tuvo lugar el paro de la flota por los precios del combustible, el rape ya logró ocupar el tercer lugar con 757 toneladas dejando atrás a la bacaladilla y la caballa. Esta última volverá a ocupar las primeras posiciones en 2009, y es que el cambio de tendencia no se comienza a observar hasta el pasado ejercicio, cuando por primera vez se roba el primer puesto a la merluza, que pasa a segundo lugar en favor del jurel.
En junio de 2010 se habían descargado 3.770 toneladas de este pequeño pescado en A Coruña –según los datos oficiales que maneja la Xunta– frente a las 3.602 de pescada y 1.730 de xarda. También el año pasado, el lirio fue relegado al quinto lugar con 870 toneladas al ser adelantado por el coreano, con 934.  

Situación actual > En el presente ejercicio los tradicionales puestos se han perdido por completo. A día de hoy el pescado más descargado en la ciudad, y con diferencia, es el jurel, con 3.730 toneladas. A continuación, con 1.942, aparece el cabalón o estornino, más conocido en Galicia como xarda pintada, una variedad que no está afectada por la cuota de la caballa común pero que, según asegura el presidente de la lonja, Severino Ares, es más barata. El ejemplar más común, en cambio, no aparece en la lista de los más vendidos hasta el octavo lugar, con solo 600 toneladas. Por delante están especies como el coreano, la pota voladora, la castañeta y la boga.
Por su parte, la merluza ha bajado año a año del primer al segundo puesto y ahora al tercero con 1.540 toneladas. Peor aún es el caso de la bacaladilla; para que aparezca entre las principales especies de la lonja es necesario abrir la lista hasta el décimosexto puesto. Hasta junio solo se han descargado 157 toneladas de lirio en el muelle coruñés.

Subastas > En cuanto a la diferencia de precio, en algunos casos es llamativa. Aunque con excepciones, el jurel es una especie barata –en las últimas semanas se ha subastado a un alto coste debido a su gran tamaño– con un importe que no suele alcanzar el euro en primera venta. El cabalón tiene un valor similar, que este año comienza a superar el euro, pero en cambio, en la última subasta registrada, el día 10 de junio, su precio medio fue de 55 céntimos.
El coreano es el más cotizado de los que han ascendido a los primeros puestos, a pesar de que en los últimos años su coste en la lonja ha bajado hasta los dos o tres euros el kilo. Por su parte, la pota voladora –una variedad de calamar de peor valor gastronómico– ronda el euro y medio.
Estos precios no tienen nada que ver con los tres o cuatro euros que costaba el kilo de merluza en primera venta, aunque en el último año, con la pérdida de valor del pescado, bajó hasta los dos. En el caso de la caballa o la bacaladilla, ninguna de las dos supera de media el euro. Su importancia reside en la cantidad de ejemplares descargados, en especial para flotas como la del arrastre, para la que eran su principal objetivo.


 

Las principales especies de la lonja pierden su puesto por la rebaja de las cuotas