El plan del casco histórico sigue adelante como un modelo para toda Galicia

Copia de El Ideal Gallego-2015-01-23-008-12fbf0b4
|

El teniente de alcalde Martín Fernández Prado informó ayer del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) del Casco Histórico, As Atochas, Pescadería y Orzán, que el Gobierno local llevará al pleno del próximo lunes para su aprobación definitiva, tras recibir el visto bueno en la Comisión de Urbanismo “será un día histórico porque se pone fin a una larga tramitación” y además dijo que será un ejemplo de urbanismo para toda Galicia.
Fernández Prado recordó que tan solo quedará ya pendiente la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) del documento para su entrada en vigor.
En este sentido, recordó que el trabajo entre Ayuntamiento y Xunta “ha sido de un diálogo continuo” ya que ha habido reuniones para tratar de perfeccionar un plan en el que se han tenido en cuenta el 95% de las alegaciones recibidas.
“Tras 17 años en vigor, la pérdida patrimonial del 10% de los edificios catalogados (94) en la última década y la aprobación de un nuevo PGOM, la actualización del Pepri era imprescindible”, aseguró Fernández Prado.
El teniente de alcalde enumero lo que, a su juicio, supone de mejoras. Entre ellas citó que la revisión del Pepri permite un nuevo modelo de ciudad que apuesta por la rehabilitación y por el cuidado del pasado.
El casco histórico deja de dar la espalda a la ciudad y al mar y se integra en el resto de A Coruña. El Gobierno local ya ha empezado a dar los primeros pasos con proyectos como el de peatonalización de la Ciudad Vieja o la instalación de ascensores en Capitán Troncoso y As Ánimas.
La zonificación del plan (teniendo en cuenta la identidad de cada zona y las completas fichas individuales de cada edificio) va a permitir estudiar caso por caso, en vez de aplicar de forma rigurosa y genérica la norma.
De esta forma, se pretende reactivar el corazón de negocios y financiero no solo de la ciudad, sino de la comarca y regional.
Toda la renovación estética, de edificios y de espacios públicos será un foco de atracción para vecinos y turistas, ayudando a la reactivación del comercio y hostelería.
“El objetivo –dijo– es que los vecinos del ámbito, especialmente del casco histórico, disfruten de servicios, infraestructuras y una calidad de vida propia de cualquier habitante de una ciudad actual, pero conservando el patrimonio arquitectónico y artístico”. Por eso señaló, “el Pepri aporta una serie de normas, sugiere planes para infraestructuras o de espacios públicos”. “Queremos que el centro histórico vuelva a ser el centro social, cultural, económico y de negocios del área”, subrayó.

El plan del casco histórico sigue adelante como un modelo para toda Galicia