Sucesos como el de O Marisquiño abren de nuevo el debate sobre el cierre de Armas

|

La seguridad de los espacios públicos está sobre la mesa tras los sucesos del puente de Génova y los más próximos del festival de O Marisquiño en Vigo, y en Ferrol se ha reabierto el debate con una infraestructura que no ha dejado de estar en boca de los ciudadanos desde hace años, la plaza de Armas.
Tanto desde el gobierno local como desde el principal grupo de la oposición ya se han escuchado voces vinculando estos hechos y apostando por las posturas que se defienden, la de la necesidad de reformar la plaza y eliminar el aparcamiento, en el caso del ejecutivo de Jorge Suárez, y la de mantener el funcionamiento del estacionamiento subterráneo, en el caso del grupo popular.
El tercer teniente de alcalde, Suso Basterrechea, recordó en las redes sociales el estado de la plaza de Armas, indicando que “hai momentos que a vida útil de determinadas instalacións, por degradación do cemento ou do aceiro, toca ao seu fin”.
Así, la plaza de Armas tiene un informe claro en este sentido, “sen posibilidade de amaño”, apunta el también edil de Cultura, que critica que, sin embargo, “séguese discutindo a necesidade do seu peche, cando é unha instalación apontoada, degradada e con prohibicións en superficie”.
Por eso, considera que es responsabilidad del gobierno local “executar o seu peche como así vai ser próximamente”, con el fin de adelantarse a que suceda una desgracia.
El concejal del grupo popular Alejandro Padilla calificó de “política del miedo” estas declaraciones, indicando que “el gobierno de Ferrol aprovecha acontecimientos desagradables para defender sus proyectos”.
Asimismo, apunta que “de la misma manera que defiende que hay que cambiar lo obsoleto, deberían de ver todos los parkings subterráneos del centro para hacer uno nuevo en Armas”. En este sentido, los populares no consideran que sea necesario hacer desaparecer el estacionamiento bajo la superficie, que el gobierno prevé cerrar ya el próximo mes de septiembre.
Más allá del modelo de plaza que se quiera hacer en el centro de la ciudad, lo cierto es que ese espacio se encuentra muy deteriorado y poco a poco ha dejado de ser un referente de los actos festivos de la ciudad.

Últimos actos
El verano de 2012 fue el último en el que la plaza de Armas acogió actuaciones en las fiestas de Ferrol. Desde entonces, ha dejado paso a otros espacios como el Sánchez Aguilera, la plaza de España o la de Amboage.
Otro gran evento que tenía la plaza de Armas como epicentro era la Semana Santa y el Santo Encuentro, hasta que en 2016 se trasladó también a Amboage.
Las deficiencias en este espacio impidieron definitivamente desde el verano de 2015 cualquier tipo de actividad multitudinaria en esa plaza. Así lo constató el informe del arquitecto municipal que apuntaba claramente que no se autorizaría la realización de ningún tipo de acto de pública concurrencia hasta que no se ejecutase la reparación estructural de la plaza. Algo que, tres años después, todavía no ha sucedido y continúa siendo objeto de polémica. l

Sucesos como el de O Marisquiño abren de nuevo el debate sobre el cierre de Armas