La lonja se resiente tras el octavo día de paro del litoral

|

“Bajo mínimos”. Así es como el presidente de la lonja, Severino Ares, define la situación de estos días en El Muro debido al amarre de toda la flota del arrastre, volanta y palangre. Debido a este paro, prácticamente no hay bacaladilla (lirio), ni meigas y merluzas del litoral. Sí se puede en cambio encontrar pescadillas, merluzas y pescados similares, pero de Gran Sol gracias a los buques de altura que llegaron estos días. También los barcos de bajura contribuyen a evitar el desabastecimiento pero con “pescado pequeño”.

Esta situación ya ha repercutido en las plazas de abastos. Aunque algunas siguen teniendo género, sobre todo marisco, otros puestos han optado por cerrar estos días a la espera de que entre pescado en lonja. Respecto a la caballa, la lonja también está pendiente de que se vaya acercando a las costas gallegas para que los barcos lo vendan aquí. n c.r.

La lonja se resiente tras el octavo día de paro del litoral