Un inmigrante muere en el salto masivo a la valla de Melilla de 300 subsaharianos

|


Los agentes no necesitaron asistencia sanitaria, mientras que los inmigrantes fueron atendidos en el servicio de Urgencias del Hospital Comarcal de Melilla, con heridas leves, cortes y “alguna que otra fractura”, dijo la delegada del Gobierno, Sabrina Moh.

El fallecido, un varón de quien se desconoce la procedencia y edad, fue localizado por la Guardia Civil “inmóvil en el suelo”, en una inspección ocular de la zona, tras producirse el salto, por lo que los servicios sanitarios intentaron reanimarlo durante unos 40 minutos sin éxito.

Parada cardiorrespiratoria
A la espera de conocer los resultados de la autopsia, todo indica que la muerte del hombre obedece a una parada cardiorrespiratoria, indicó Moh. El salto se produjo a las 09.00 horas, a plena luz del día, en las proximidades de los Pinos de Rostrogordo, la zona más alta de Melilla. 

De los 300 subsaharianos que intentaron saltar, 200 lograron entrar en la ciudad y se dirigieron al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) con cánticos de alegría y gritos de “boza, boza”, que significa victoria. El de ayer es el segundo asalto masivo a la valla que se produce este año, después del que hubo el 6 de enero, cuando más de 300 inmigrantes trataron de acceder a Melilla y 209 lo consiguieron.

Este nuevo salto se produce un día después de que el Gobierno de España entregara a Marruecos a 24 de los 30 inmigrantes subsaharianos que llegaron el viernes de madrugada a las islas Chafarinas a bordo de una patera, aplicando el Acuerdo de Readmisión firmado entre ambos países en 1992.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró ayer que el Ejecutivo “siempre apostará por una solución coordinada y europea ante el reto migratorio”.

Un inmigrante muere en el salto masivo a la valla de Melilla de 300 subsaharianos