La hoja de ruta de la crisis

Lendoiro quiere demostrar a los acreedores que el Deportivo tiene viabilidad para salir airoso alborés
|

El consejo de administración del Real Club Deportivo de La Coruña SAD prepara una “hoja de ruta” para afrontar la crisis institucional en la que está instalado actualmente, después de conocerse que Hacienda ha decidido embargar todos sus ingresos de la entidad, lo que supone un grave contratiempo para la viabilidad del club coruñés.

Recientemente el presidente del consejo de administración, Augusto César Lendoiro, ha mantenido contactos al más alto nivel con los responsables de la Hacienda Pública en la capital de España para tratar de desbloquear la situación económica en la que está instalada la entidad y ha encontrado de entrada el rechazo al plan presentado.

La principal razón es que el consejo de administración blanquiazul ha incumplido reiteradamente con los plazos establecidos en un convenio anterior; así la pasada temporada no realizó desembolso alguno lo que motivó el embargo total de los ingresos del Deportivo.

Lendoiro alegó a los responsables del fisco que el incumplimiento del pago en la pasada temporada se debió al descenso de categoría, ya que para respetar el compromiso tendría que haberse desprendido de futbolistas clave para lograr el retorno a Primera División, categoría en la que el Deportivo sí tiene viabilidad, tal y como apuntó recientemente el propio presidente en rueda de prensa: “En Primera el Deportivo tiene viabilidad total, porque los ingresos son muy superiores a los gastos. Podemos cumplir no solamente con Hacienda sino con el resto de los acreedores”.

 

Otros acreedores

Pero el consejo de administración no pelea solamente con Hacienda sino también con el resto de los acreedores, entre ellos Novagalicia Banco, que, según todos los indicios, tampoco está ofreciendo muchas facilidades para tratar de solucionar el problema.

Lendoiro busca desesperadamente alcanzar un acuerdo formal con todas las partes y un compromiso firme y público, igual que están teniendo otros clubes para normalizar la situación actual.

Si en las próximas semanas no se levantan las acciones ejecutivas por parte de Hacienda el problema del Real Club Deportivo podría verse agravado todavía más por no poder hacer frente a los pagos con otros acreedores, por lo que la asesoría jurídica de la entidad blanquiazul se ha puesto manos a la obra para redactar una solicitud de concurso de acreedores voluntario dentro del plazo previsto, una vez que el club se encuentra acogido en un proceso legal (llamado pre-concurso) con el fin de que mientras Hacienda retiene los ingresos otros acreedores no puedan actuar en su contra.

Desde hace un par de meses, varios expertos ya están trabajando con el consejo de administración para preparar la elaboración de los documentos necesarios para la solicitud del concurso voluntario, aunque también consideran que la viabilidad sería posible con el levantamiento del embargo por parte de Hacienda, una vía que se busca agotar hasta última hora.

El concurso voluntario evita el cese de los actuales administradores de la entidad.

La hoja de ruta de la crisis