“Tenemos que hacer todo lo que hemos prometido con menos dinero del previsto”

|

El Ideal Gallego-2011-06-16-007-94559194

  redacción>a Coruña

roberto coira - Concejalía de economía y hacienda

Roberto Coira ya se encargaba de controlar los “números” del Ayuntamiento cuando estaba en la oposición. Ahora, debe hacerlo desde dentro como concejal de Hacienda.
—¿Facilita la adaptación al cargo haber estado en la oposición los últimos cuatro años?
—Nosotros conocíamos los números hasta el 31 de diciembre de 2010, pero han pasado casi seis meses de gestión económica y, evidentemente, la realidad se ha modificado. Además, a lo largo de estos meses, han surgido una serie de problemas relacionados con posibles reclamaciones económicas que deben valorarse. También se ha puesto en juego, por la propia dinámica de recaudación a lo largo de estos seis meses, lo que se llama primera cobranza, que es la recaudación del impuesto de vehículos de tracción mecánica, y queda la última parte del año, que es cuando se hace la mayor recaudación. Sobre eso se hará un diagnóstico adecuado, se verá qué capacidad económica tenemos realmente para afrontar y hacer los ajustes necesarios en lo que es la estructura de gasto e intentar reducir, en la medida de lo posible, todos los gastos superfluos.
—¿Ser edil de Hacienda en un momento económico como el actual supone un reto mayor?
—Tiene sus ventajas, porque, con una situación económica delicada, los recursos son menores y las decisiones tienen que ser mucho más responsables y más consensuadas. Al tener poco, tienes que decidir muy bien en qué gastas el dinero y sopesar en qué inviertes.
—¿Será entonces el que tenga que “meter en cintura” al resto de concejales con el gasto en las distintas áreas?
—Los recursos van a ser los que tenemos, por lo que habrá que priorizar inversiones. Eso es la acción política, establecer prioridades.
—A partir de ese diagnóstico, ¿cuáles son los objetivos que se marca en su concejalía para los próximos cuatro años?
—Yo establecería tres fases. Una primera es hacer una aproximación a la realidad, ver qué es lo que se ha ejecutado de los presupuestos y ver lo que nos queda de cara estos seis meses. La segunda parte es establecer unos criterios de gasto e inversión de cada área y de cada servicio en función del presupuesto de 2011. En tercer lugar, ver las posibilidades y prioridades que hay para 2012. A partir de ahí, tenemos que hacer todo lo que hemos prometido con menos dinero del previsto. Habrá que buscar aquellos sitios en los que se pueda ahorrar.


 

“Tenemos que hacer todo lo que hemos prometido con menos dinero del previsto”