La presencia de universitarios motivó el aumento de la vigilancia del botellón

El Ideal Gallego-2019-10-15-008-cb5e01a2

El Gobierno municipal vinculó el incremento de la presencia policial en los jardines de Méndez Núñez el pasado fin de semana para controlar el botellón con el inicio del curso universitario, lo que provoca que la cantidad de jóvenes que acuden a este lugar de madrugada para consumir alcohol.

Este aumento del control policial sobre esta práctica se va a mantener en las próximas semanas, ya que el inicio de las clases en la Universidad conlleva que en los jardines de Méndez Núñez se congregue un mayor número de jóvenes que en otras épocas como el verano.

“Se va a dar un control más intenso desde que se ha dado inicio al curso universitario y que hace que la afluencia sea mayor en esa zona”, aseguró la alcaldesa Inés Rey, que desde hace unas semanas mantiene la eliminación del botellón de este espacio como uno de sus planes prioritarios. “El Ayuntamiento está firmemente decidido a acabar con esa práctica en los jardines de Méndez Núñez”, insistió la regidora en la misma línea de las últimas fechas.

La presencia de agentes de la Policía Local en Méndez Núñez responde a la necesidad de controlar que no haya menores de edad consumiendo alcohol en la vía pública, además de asegurar el cumplimiento de las ordenanzas municipales. Este es un paso más en la lucha del Gobierno local contra el botellón, una práctica con la que quiere acabar antes de final de año y para la que se espera que se vayan implantado medidas de manera progresiva sin descartar la posibilidad de sancionar a los participantes.

 

Sin menores

Durante la madrugada del sábado al domingo hubo dos vehículos y cinco agentes de la Policía Local en los jardines de Méndez Núñez y llegaron a levantar diversas actas por incumplir ordenanzas municipales. Sin embargo, no se detectaron menores participando en el consumo de alcohol.

Esta encomienda de reforzar la presencia de agentes en el botellón es una de las realizadas en las últimas semanas por el área de Seguridad Ciudadana, dirigida por la propia alcaldesa.

La otra comenzó hace ocho días y es la campaña de control de la doble fila y otros estacionamientos incorrectos de vehículos con la que el Gobierno local pretende mejorar la circulación y ofrecer una mayor seguridad a los peatones ya que en muchas ocasiones los conductores estacionan sus automóviles sobre pasos de cebra e incluso en aceras. Este refuerzo no implica que los agentes “dejen de asumir el resto de cometidos, entre ellos la vigilancia y control del ocio nocturno”, explicó Inés Rey.

La presencia de universitarios motivó el aumento de la vigilancia del botellón

Te puede interesar