Los emprendedores apuestan por la Zona Obelisco y Distrito Picasso para las nuevas propuestas comerciales

La fachada del mercado de la plaza de Lugo que da a la calle peatonal ha vivido diversas aperturas | javier alborés
|

A finales del año pasado se empezó a notar el desembarco de nuevas propuestas comerciales en el área de Distrito Picasso, especialmente en la plaza de Lugo, y esos proyectos se han extendido a inicios de este año hasta la Zona Obelisco. Entre estos empresarios hay muchos emprendedores que solo buscan un puesto de trabajo pero lo cierto es que los profesionales aseguran que las reformas de los locales están siendo importantes y atractivas.
Pese a que la campaña de Navidad y la de rebajas no han sido las mejores en los últimos meses la rotación de negocios ha ido aumentando. Incluso se han llenado bajos que llevaban muchos meses, e incluso años, sin inquilino. La mayor concentración de tiendas de estreno está en las principales áreas comerciales de la ciudad, es decir, la Zona Obelisco y Distrito Picasso, en donde los presidentes de las asociaciones sí han detectado los desembarcos. En el entorno de la plaza de Lugo hay alguna liquidación en marcha pero la mayoría han sido llegadas como la de una joyería, la de un negocio de comida italiana o la de pequeños establecimientos ubicados en la fachada exterior del propio edificio del conocido mercado.
En ese lugar abrieron hace semanas Zapping Arreglos de Costura, Matt o La Golosita que llegaron tras el traslado de la zapatería Reparart desde dentro de la plaza. Algunos de los comerciantes allí instalados cuentan que les gustó la zona por “la visibilidad” y que pudieron llegar a ella porque el Ayuntamiento sacó a licitación estos puestos (integrados dentro de la organización del mercado) para arrendarlos después de varios años parados.
Si bien dicen que “son tiempos complejos”, se muestran satisfechos por la elección de una ubicación con tanta afluencia de público. Estas son solo algunas de las novedades de un entorno que ganó mucho tirón con las reformas realizadas en las tiendas del grupo Inditex, pues los bajos que quedan libres enseguida salen del mercado del alquiler.

Negocios unipersonales
A estas inauguraciones hacia finales del año pasado se han ido sumando las incorporaciones en la Zona Obelisco. Hay negocios de empresarios que se han introducido ahora en este mundo y otros como A Mundiña que llevan tiempo trabajando y están preparando el desembarco de una oferta hostelera en la calle Real.
Los propietarios de la marca rehabilitan desde hace un edificio al completo para el restaurante. También se rumorea que el grupo Tortoni prepara un proyecto para el entorno y levantó la persiana una pizzería. Como es lógico el ámbito textil está presente en esta eclosión de primeros de año.
El presidente de la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor, destaca que incluso se está viendo movimiento en bajos que llevaban mucho tiempo sin albergar ninguna propuesta. Por ejemplo, uno en Riego de Agua que llevaba diez años vacíos.
“Hay tiendas que funcionan bien y las que no cierran pero hay movimiento; casi todo lo que se abre ahora es un negocio llevado por el propio dueño, y una persona como mucho, porque los autónomos tienen que mirar mucho los gastos y cuidar mucho el producto”, reflexiona. Si bien esa idea responde un poco a la dinámica de los emprendedores por necesidad, Amor afirma que ahora “la gente que necesita trabajar busca buenas reformas y bien cuidadas; no como antes” cuando se aprovechaba la configuración.

Los emprendedores apuestan por la Zona Obelisco y Distrito Picasso para las nuevas propuestas comerciales