Una media de unos quince clientes por farmacia ya no retiran sus medicinas

n

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anuncia nuevos recortes para reducir la factura farmacéutica cuando todavía se están cuantificando las consecuencias del copago y la desfinanciación de fármacos. Las oficinas de farmacia de A Coruña han detectado en las últimas semanas que esas medidas “están levando a que os coruñeses non cumpran cos seus tratamentos” y advierten de que apretar el cinturón acabará por incrementar los gastos sanitarios a medio plazo. En paralelo, el sector advierte del peligro que corren muchos negocios, de los cuales una cantidad importante se han declarado en concurso de acreedores, por esa caída de la facturación.

Los recortes en sanidad también abocan a las oficinas a concursos e impagos

En gran parte de los hogares coruñeses se alcanza el fin de mes a duras penas y eso se empieza a notar hasta en el consumo de los productos más básicos. Si el Colegio de Farmacéuticos advertía hace unas semanas de que algunos ciudadanos estaban dejando de retirar algunos medicamentos por el copago pero se mostraba cauto por si el motivo real de esa caída eran los gastos extra de septiembre y octubre, la Asociación de Empresarios de Farmacia de A Coruña confirmó ayer esta tendencia negativa.

 

los pensionistas, mayoría

“O copago está a supor que moitos pacientes deixen de utilizar os medicamentos que tiñan prescritos e a desfinanciación máis do mesmo; por non pagalos non os toman”, reconoce la presidenta de la asociación, María José García. Aunque no tienen datos concretos recalca que no es raro encontrarse “entre dez e vinte” persoas –principalmente pensionistas– en cada farmacia que descartan adquirir algún fármaco por que no se lo cubre la Seguridad Social.

García destaca que suele ocurrir mucho con aquellos pacientes que tienen colesterol o hipertensión, que “como son problemas asintomáticos e non causar dor, déixanse os tratamentos e é moi preocupante”.

En este sentido, la junta de la entidad advierte de que los recortes antiguos y los que anuncia Feijóo “son pan para hoxe e fame para mañá” porque aquellos coruñeses que dejen sus medicaciones empeorarán y acabarán en urgencias, con el consiguiente gasto extra. El nuevo aviso les parece “un ataque á calidade asistencial e a todo o sistema sanitario” y subrayan que no hay más margen de recorte en los precios de las medicinas.

No lo hay porque, según cuentan, la situación en la que se sostienen las farmacias de A Coruña es cada vez más dramática. “A facturación baixou moito e, como somos un sistema que funciona por porcentaxe de facturación, está levando a que moitas farmacias fagan redución de persoal; está habendo moitos despidos e non se renovan contratos ou non se cubren as baixas”, enumera. Y eso repercutirá en el reciclaje de los profesionales del sector, que no podrán asistir a cursos, y en la atención al usuario que necesita más consejos pero dispondrá de menos ayuda.

García comenta que el círculo vicioso al que se ha sometido la atención farmacéutica tiene como consecuencia que cada vez más farmacias caigan en “concursos de acreedores e impagos” y las cooperativas no cobren. De hecho, actualmente en Galicia los bancos ya se han quedado con cinco negocios de este tipo.

Una media de unos quince clientes por farmacia ya no retiran sus medicinas

Te puede interesar