Sancionan a tres grafiteros por escribir “Free Coas” en San Andrés

El Ideal Gallego-2019-06-15-008-572a3511

La Policía Local sorprendió durante la madrugada de ayer a dos veinteañeros que se dedicaban a hacer grafitis en el centro de la ciudad exigiendo la liberación de otro “artista callejero”,  Coas, que se encuentra en prisión después de que se le descubriera en posesión de armas de fuego. “Free Coas” (Liberad a Coas) les dio tiempo a escribir en una pared de san Andrés y de su paralela, la calle Vista, pintando unos contenedores antes de ser sorprendidos por los agentes. Los sospechosos, que resultaron ser dos jóvenes de A Coruña y otro de Sada, huyeron pero fueron atrapados en la calle Mantelería. 

A los tres vándalos se les identificó y luego se les multó por infringir la ordenanza municipal de limpieza antes de ponerlos en libertad. En cambio, su ídolo permanecerá en prisión un tiempo, habida cuenta de que tiene varios antecedentes en su haber. Como ya se ha dicho, no ha sido su impresionante carrera vandálica (se le atribuyen 500 pintadas, siempre letras con su nombre, o “tag”) lo que llevó al juez a decretar su ingreso en la cárcel, sino que la Policía Nacional le descubriera en posesión de armas de fuego, grilletes y una placa falsa de Policía.

Junto con Coas se detuvo a otro grafitero coruñés. A los dos  se les imputan 70 delitos de daños por un valor de 215.640 euros  También se detuvo, como parte de la misma operación a tres grafiteros en León y uno en Madrid, Mirada de Ebro y Burgos, respectivamente. En total, a los ocho sospechosos se les achacan 128 delitos de daños por un valor de más de 556.000 euros y más de 4.000 metros cuadrados afectados por las pintadas.

El único reincidente 
Coas saltó a la fama en mayo, cuando el alcalde saliente, Xulio Ferreiro,  confesó que los grafitis más recientes de la ciudad eran obra de un solo artista callejero o vándalo, según las opiniones: “Tentamos falar con el, pero é reincidente e puxemos unha denuncia ante a Fiscalía”.

El Ayuntamiento llevaba tiempo trabajando en el problema de los grafitis, intentando encontrar una solución conciliatoria, y sabe a ciencia cierta que en toda la ciudad hay entre diez y quince grafiteros, “que son responsables de todas as pintadas da cidade”. Se les ofreció siete murales callejeros donde pintar, se invirtieron 60.000  euros en el proyecto Ruarte para adecentar las zona del Orzán. 

También cambió la ordenanza municipal para poder limpiar las pintadas de algunos edificios situados en el centro de la ciudad. E incluso se trató de “desincentivar” ese comportamiento, amenazando a los grafiteros con fuertes multas, pero todo fue en van con Coas, que simplemente no abonaba las sanciones. Su comportamiento se ganó la cárcel, pero también algunos defensores, por lo que parece.

Sancionan a tres grafiteros por escribir “Free Coas” en San Andrés

Te puede interesar