La directora de la escuela infantil de Monte Alto: “No podemos aguantar más”

El alcalde, Xulio Ferreiro, señaló que piensan acometer la primera intervención del mercado de Monte Alto el año que viene | pedro puig
|

“Estamos en unas condiciones como que ¡ya! No podemos aguantar más”, denunció la directora de la Escuela Infantil de Monte Alto, Montse Sancho. Su voz se quebraba por la tensión acumulada cuando tomó la palabra en el Dillo ti celebrado ayer en el centro cívico del barrio. El Gobierno de Xulio Ferreiro lleva todo su mandato preparando las obras que cambiarán no solo la escuela infantil, sino también el mercado municipal y toda la plaza. Será “o grande proxecto do barrio dos próximos anos”, como lo describió el concejal de regeneración Urbana. Pero los vecinos se impacientan. 
La inquietud de la directora proviene de que en julio acudió a revisar las instalaciones el jefe de Educación, en compañía de un técnico, y tras diez minutos de inspección le comentaron que la obra no sería realizada hasta dentro de tres o cuatro años. “Como podéis entender ¡no! Porque el esfuerzo que estamos haciendo en esa escuela para mantener las condiciones imprescindibles lo hacemos, pero es superior a otras escuelas”. El nerviosismo de Sancho se acrecentó por la falta de noticias: ”Urbanismo me dice que es cosa de Educación y Educación no me contesta”. 
Entre aplausos, la directora de la escuela afirmó que le costaba tomar la palabra “por la afinidad que tengo con vosotros (en referencia a la Marea Atlántica) y si preguntamos es por tener información, no por levantar ningún tipo de polémica”. “Porque el mercado lo tenéis abandonado”. Pero no solo el mercado, sino el centro que ella dirige: “Por la escuela transitan niños, padres, gente mayor y no es un ejemplo de educación ambiental”.
El edificio que alberga el centro escolar fue construido en 1987 y se mantiene abierto con un permiso especial. Sufre de filtraciones de agua y se halla en un lugar sombrío de la plaza de Monte Alto, además de tener muebles antiguos y muchas otras carencias, como reconoció el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela. El edil recordó que cuando la Marea llegó al poder, el Gobierno de Carlos Negreira había dejado listo un proyecto de reforma que podía haberse comenzado inmediatamente, pero lo consideraba “exclusivamente cosmético”. Su concejalía decidió acometer un proyecto de cuatro millones de euros, más ambicioso, que en su primera fase afectará a la escuela, que se situará en la parte superior de la plaza. Será una estructura ligera para que no sobrecargue el mercado que se encuentra debajo, por lo que espera que sea una construcción rápida. En cuanto al mercado municipal, se reformará para que sea más abierto al barrio y se convierta en un “equipamento de dinamización”. Sin embargo, no quiso hablar de plazos en público, aunque el alcalde, Xulio Ferreiro, había declarado en su intervención inicial que pensaban llevarlo a cabo el próximo año. El mes pasado, sin embargo, habían estimado un plazo para comenzar de no menos de seis meses. 
Vallas para el Carricarte  
No eran las únicas quejas que tenían los vecinos referentes a infraestructuras: un grupo de madres de alumnos del CEIP Sanjurjo de Carricarte pidieron que se reparara la valla por motivos de seguridad.
En cuanto al campo de Marte, la concejala de Medio Ambiente, María García, señaló que no se reformará en 2019, aunque se realizarán algunos arreglos. l

La directora de la escuela infantil de Monte Alto: “No podemos aguantar más”