La faceta fotográfica menos conocida de Voula Papaioannou se reúne en la Fundación Luis Seoane

El Ideal Gallego-2020-03-07-036-b1988989
|

“Gabinete Voula Papaioannou” es la nueva exposición de la Fundación Luis Seoane, en colaboración con La Virreina Centre de Itmage de Barcelona y el museo Benaki de Atenas, que reúne las instantáneas tomadas por la fotógrafa ateniense.

“Era una fotógrafa que tenía muchos campos temáticos y lo que hemos hecho es sacar los menos conocidos”, explica el comisario de la muestra, Jorge Blasco Gallardo. En total, la Fundación Luis Seoane reúne, hasta el próximo 7 de junio, unas 300 fotografías, en blanco y negro, realizadas por la artista griega entre los años 20 y los 60, agrupadas en veinte secciones diferentes.

Papaioannou realizaba fotografía humanitaria, “porque el momento lo pedía y tenía esa sensibilidad”, comenta Blasco, que añade que lo que la caracterizaba era la forma de componer las imágenes. “Trabajaba de encargo para entidades internacionales humanitarias y le pedían reportajes, por ejemplo, de la situación de Grecia durante la guerra”, explica. A pesar de ser proyectos en los que tenía pautas, “le decían lo que tenía que hacer”, Papaioannou era fiel al estilo que la caracterizaba.

Gran parte de la obra que se conoce de la fotógrafa griega fue capturada durante la Segunda Guerra Mundial y en la guerra civil griega, pero después de estos acontecimientos, “volvió a recuperar el paisaje de Grecia, no tenía sentido seguir fotografiando la desgracia cuando ya había acabado el conflicto”, comenta Blasco. En ese momento fue cuando comenzó a editar libros, según explica el comisario.

En la década de los 70, dejó este arte a un lado, “fue una decisión personal, ella prefirió dedicarse a su familia, pero, la verdad, es que con lo que vio en esos años de actividad no me extraña que quisiera dejar el trabajo fotográfico”, dice.

Descubrimiento
Blasco explica que descubrió a Papaioannou “buscando en Atenas unos calabozos nazis, y me fueron indicando hasta que llegué al museo de la Guerra, donde vi una foto de un muro con graffitis de los presos y me dijeron que en el Benaki había más fotos similares”, señala.

Llegó a través de grafitis, “pero cuando vi el archivo, eso era lo de menos, porque tiene una forma de fotografiar que seduce”, explica el comisario.

La faceta fotográfica menos conocida de Voula Papaioannou se reúne en la Fundación Luis Seoane