Los guardias civiles que rescataron a los exetarras lo volverían a hacer una y mil veces

|

Los guardias civiles que el sábado acudieron a Beruete para auxiliar a un grupo aislado por la nieve en el que había varios expresos de ETA advierten de que lo volverían a hacer “una y mil veces”. “Por suerte o por desgracia, es algo habitual este tipo de auxilios. No entendemos de colores, ideologías, ni nada. Es a lo que nos debemos”, relató el responsable de la Comandancia de la Guardia Civil en Navarra, el teniente coronel Barbero.
Por su parte, en declaraciones en la cadena Cope, otro de los integrantes del dispositivo de rescate contó ayer que, nada más verles aparecer, uno de los exreclusos etarras exclamo: “¡Viva la Guardia Civil!”

sin importancia
Barbero no obvió que tenían el conocimiento de que en esa zona y ese día se iba a producir una comida “en favor de presos de ETA” en la que iban a participar varios ex reclusos de la organización. “Pero no le damos más importancia”, añade.
Según dice, asistieron “por un requerimiento de un auxilio y porque podría haber un riesgo para ellos y mucha más gente”. Explica que la comida en la que participaron varios ex presos de la banda terrorista era una más de las que se habían celebrado ese sábado en Beruete por lo que había más gente afectada por la nieve que nada tenía que ver con la reunión de los ex reclusos terroristas.
“Nosotros no acudimos a rescatar un autobús de ex presos de ETA, sino a un requerimiento por varios autobuses que se han quedado atascados y entre esa gente hay algunos que han participado en una comida en favor de presos de ETA, ese es el conocimiento que nosotros teníamos”, precisa el mando del Instituto Armado, que cifra entre 50 y 60 las personas afectadas que tuvieron que ser evacuadas, “cada una de su padre y de su madre”.
Aclara la Guardia Civil que su labor no era controlar la comida de los etarras: “ni se nos ocurre, quien va es una patrulla de seguridad ciudadana, pero no es una actuación de orden público en la que se identifique a nadie”. 
“Es un auxilio más de los que hacemos. A pesar del morbo que tiene la noticia, nosotros lo que buscamos es responder a un auxilio”, remachó el responsable de la Comandancia.
El teniente coronel narra que cuando dos patrullas de la Guardia Civil llegaron a la zona afectada se encontraron con personas “andando por medio de la carretera en unas condiciones muy dificultosas”. 
El trabajo de los agentes, por tanto, consistió en asegurar que transitasen con seguridad por la carretera, agrupar a todos en un lugar seguro y caliente y hacer las gestiones con la empresa de transporte para que mandasen otro autobús y les trasladasen a Pamplona.
 

Los guardias civiles que rescataron a los exetarras lo volverían a hacer una y mil veces