El Celta se queda en Primera con sufrimiento

El jugador del Espanyol Didac Vilá (a la izquierda) pelea por el control del balón con el jugador del Celta, Iago Aspas, durante el partido disputado anoche | EFE/Andreu Dalmau
|

El Celta seguirá en Primera división después de empatar sin goles en el RCDE Stadium contra el Espanyol, en un partido en que el cuadro visitante apenas ha puesto fútbol, y del 2-2 que el Leganés, rival directo por la permanencia, ha firmado contra el Real Madrid. 

Los gallegos crearon peligro a los cinco minutos de falta directa, aunque Aspas la mandó a la barrera. Más allá de esta acción, ninguno de los dos equipos puso emoción al partido en los primeros compases. El Espanyol, por su parte, llegaba al área rival, pero sin peligro en los metro finales. 

Doblete fallido
Una doble ocasión de Marc Roca y Wu Lei, sin apenas peligro, fue lo más destacable para los blanquiazules. El portero Iván Villa pudo disipar los problemas con facilidad. El anfitrión apretó y ganó presencia en el área rival, aunque nunca concretó sus aspiraciones en el marcador. 
Pudo hacerlo Embarba, antes del descanso, pero su gol fue anulado por el colegiado tras consultar por el VAR. El Celta respiraba aliviado, aunque su rendimiento en el RCDE Stadium estaba por debajo de lo esperado en un equipo que se jugaba la permanencia en Primera división. 

En la reanudación, el cuadro gallego salió con una marcha más, aunque pronto apostó por aguantar el resultado y no correr riesgos. El Espanyol se crecía y la entrada de Vargas dinamizó el juego de los locales. El argentino asustó a Iván Villar, pero su disparo fue muy desviado. 

El primer disparo del Celta entre los tres palos llegó a los 70 minutos de la mano de Sisto. Poco a poco, el cuadro visitante, pendiente del marcador del Leganés-Real Madrid, intentó acelerar. En el minuto 77, el luminoso en Butarque lucía un empate a dos. Un triunfo del Leganés enviaba al Celta a Segunda.

El Celta se queda en Primera con sufrimiento