La segunda semana contra la doble fila depara un ligero aumento de multas

el ideal gallego-2019-10-23-003-f414362b

Ni la segunda semana de campaña contra la doble fila ni las 300 multas impuestas por agentes durante los primeros siete días provocaron un descenso en las sanciones tramitadas por aparcamientos incorrectos.

En los segundos siete días de aplicación de la campaña contra la doble las multas impuestas de manera directas por la Policía Local fue ligeramente superior a las 300 que hubo en la primera semana.

Los agentes no bajan la guardia en la vigilancia de cómo se aparca en la ciudad y la campaña no ha supuesto un cambio drástico en los hábitos de los conductores coruñeses, por lo que la media semanal se mantiene en lo referente a las sanciones.

El volcado de la información de los equipos de vigilancia está llevando más de lo previsto

Aunque en algunas vías amplias como Juan Flórez o las rondas se nota un descenso en la cantidad de vehículos aparcados en doble fila, el problema continúa siendo una constante en los barrios, en los que el aparcamiento irregular es habitual tanto de día como de noche, algunos incluso aprovechando períodos de varias horas.

Esto se produce en zonas de la ciudad como el Agra do Orzán, Matogrande o la Cubela, que al registrar unos niveles de tráfico más bajos que en las principales arterias de la ciudad dan lugar a una mayor presencia de vehículos mal aparcados.

Se espera que poco a poco esta práctica se vaya reduciendo y la previsión del Ayuntamiento es que los agentes de la Policía Local comiencen a actuar más a menudo en los barrios para facilitar la circulación por las calles interiores y la movilidad de los peatones, que se siguen encontrando con numerosos vehículos estacionados sobre pasos de cebra o en aceras.

 

Espera

El Gobierno municipal esperaba poder facilitar ayer los primeros datos relativos a las sanciones impuestas a través de las 37 cámaras instaladas en las calles que son conocidas como Vía Prioritaria Vigilada (VPV) pero todavía habrá que esperar para conocerlos.

El motivo de este retraso es que el volcado de datos de las cámaras al servidor es un proceso laborioso y que está llevando más tiempo del que en un primer momento se había estipulado. Hasta el inicio de esta campaña estas cámaras no se utilizaban para este tipo de control.

La situación en varios barrios de la ciudad no ha cambiado y la doble fila continúa siendo una constante

Esto no supone en ningún caso poner en peligro que las multas que se tramiten a partir de las imágenes captadas por las cámaras puedan llegar fuera de plazo a los infractores.

Existe un plazo de hasta tres meses para la tramitación de estas multas, por lo que aquellos que sean “cazados” por las lentes de los equipos de control no se librarán de afrontar las irregularidades cometidas.

El Ayuntamiento defiende que el objetivo de la campaña es acabar con prácticas al volante que han llegado a niveles demasiado elevados, pero lo cierto es que las arcas municipales también recibirán una inyección si se mantiene una media de más de 300 multas cada semana, sin conocer cuántas imponen las cámaras de las VPV.

Cabe recordar que es una campaña que en principio se plantea sin fecha de caducidad, esto es, permanente, por lo que solo una modificación de los hábitos de los conductores coruñeses a la hora de aparcar semeja la solución para que descienda el número de sanciones.

En esta campaña contra la doble fila están implicados unos 80 agentes de la Policía Local que actúan tanto en horario diurno como nocturno, aunque en este último se reduce el número de miembros del 092 que se dedican a este cometido.

La segunda semana contra la doble fila depara un ligero aumento de multas

Te puede interesar