Caballero niega la “calumnia” de que adjudicase 1.400 contratos a dedo

El Ideal Gallego-2016-01-23-021-6ad29b6d_1
|

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, salió ayer al paso de la acusación del grupo municipal del PP, que aseguró que el gobierno municipal firmó, solo en diciembre pasado, más de 1.400 contratos menores, y tildó esa denuncia de “calumnia”, ya que, en realidad, se firmaron 181 contratos.
El regidor olívico recordó que los contratos menores (que no superan cierta cuantía y que se adjudican sin concurso público y sin publicidad) “están en la ley” y “tienen todas las garantías”. Además, subrayó que dichos contratos “están todos colgados en la web” y que la exalcaldesa, Corina Porro, “firmaba más”.
Según Caballero, los concejales del PP “son todos unos viles calumniadores” y “su nivel político es tan desastroso, que tienen que recurrir a esta vía”. “Sus calumnias no me preocupan nada”, concluyó.  

“Líderes de pacotilla”
Por otra parte, el alcalde de Vigo arremetió de nuevo contra AGE y Marea de Vigo y sus “líderes de pacotilla” por no permitir el debate de la enmienda a la Ley del Suelo, que serviría para esquivar las consecuencias de la anulación del Plan Ganeral de Ordenación Municipal (PGOM).
El regidor olívico reiteró que la posición de estas formaciones es la “agresión a Vigo”, porque “no quieren que haya estación de Thom Mayne, no quieren que haya Ciudad de la Justicia y siguen contra PSA Peugeot Citroën”. Caballero preguntó a Marea y AGE “por qué dicen que es una chapuza y causa inseguridad jurídica”, cuando se trata de un proceso de elaboración de una ley, “que es lo que da seguridad jurídica”, y no un acto administrativo. 
“Es una ley con todas las garantías”, remarcó, al tiempo que precisó que el gobierno de Vigo estaría dispuesto a valorar que se introdujera un período de exposición pública de los proyectos “aunque sea más breve”.
“Lo que pasa es que no quieren que Vigo avance”, concluyó Caballero, quien reiteró que, si esta solución para desarrollos urbanísticos estratégicos se planteara por problemas en A Coruña o Santiago, “no dirían lo mismo”.
El alcalde también volvió a pedir a Xosé Manuel Beiras que se pronuncie sobre este conflicto, y le recordó que “no puede venir a Vigo a pedir el voto, y luego engañar a la ciudad”. “Yo no les pido que voten, sino que sean demócratas y permitan el debate en el Parlamento, pero son demócratas de pacotilla”, sentenció. Por otra parte, descartó que la enmienda favorezca los “pelotazos” urbanísticos porque se aplicaría para el desarrollo de ámbitos por parte de administraciones y organismos públicos, no privados. 

Caballero niega la “calumnia” de que adjudicase 1.400 contratos a dedo