Alvariño deja la presidencia de la Confederación de Empresarios gallega y no se presentará

|

El hasta ayer presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), José Manuel Fernández Alvariño, ha dejado vacante la presidencia de la patronal, de forma que ahora una junta conformada por los vicepresidentes de la entidad será la que gobierne el órgano de representación de los empresarios gallegos hasta las elecciones, que se celebrarán el 15 de enero.
Esa junta está compuesta por los vicepresidentes de la CEG, que son a su vez los presidentes de las confederaciones provinciales (Antonio Fontenla por A Coruña, Jorge Cebreiros por Pontevedra, José Manuel Pérez Canal por Ourense y Jaime López, secretario en Lugo, cuyo organigrama carece de la figura de presidente).
Al frente de la misma estará Fontenla, por antigüedad. El presidente de los empresarios coruñeses, rival histórico de Alvariño, al que venció en los comicios para liderar la patronal gallega en 2001 y en 2009, estuvo al mando de la CEG durante 12 años, pero ayer ratificó su decisión de no presentarse como candidato.
Lo mismo comunicó Fernández Alvariño previamente al comité ejecutivo, convocado con el objetivo de aprobar el calendario electoral por él propuesto, y en donde, conforme al artículo 28 de los estatutos de la CEG, ha cedido la gestión de la entidad a la junta de vicepresidentes.

“no pinto nada”
“Les he trasladado que no me voy a presentar a las elecciones; por tanto, alguna gente ya quedará más tranquila”, declaró el empresario vigués a la salida de la sede de la patronal. “He encomendado al secretario general y al comité ejecutivo todo el proceso electoral y la gobernabilidad”, explicó antes de asegurar que esta decisión supone “una especie de delegación” de funciones, ya que él en este momento prefiere “estar ajeno” y “al margen” del proceso. “No pinto nada, si me fuera a presentar... Ahora ya son ellos”, aseguró.
Ni en el comité ejecutivo ni en la junta directiva se abordó la situación de las cuentas de la CEG, motivo por el cual en los últimos meses creció el malestar en el seno de la entidad, al entender determinados sectores que Alvariño adjudicó contratos a empresas afines. 
De hecho, en la junta directiva se ratificó la aprobación del calendario electoral, que marca de plazo desde ayer y hasta siete días antes de la cita con las urnas la posibilidad de presentar candidaturas.
Por su parte, Fontenla reconoció que “no se tocó ese tema” y señaló que “ahora hay una labor importante que hacer en la normalidad y en que pase el proceso electoral con la mayor normalidad posible”.

Alvariño deja la presidencia de la Confederación de Empresarios gallega y no se presentará