Barcón pide una moratoria de dos años para aplicar la tasa de terrazas

17 abril 2013 A Coruña.- La hostelería critica las contradicciones entre la ordenanza de terrazas y el Pepri
|

La portavoz del grupo municipal socialista, Mar Barcón, considera que la nueva ordenanza de terrazas aprobada por el gobierno local puede suponer un freno para la creación de empleo en el sector de la hostelería. Entiende que el dinero que los empresarios invertían hasta ahora en la contratación de empleados temporales puede ir ahora a pagar la tasa por colocar sillas y mesas en el exterior, un impuesto que, señala, puede acercarse a los 4.000 euros al año. Por estos motivos, la socialista propone, al Ayuntamiento, dentro de la batería de iniciativas dirigidas a enfrentar la crisis, una moratoria de dos años en la aplicación de la tasa como medida de apoyo al sector en estos momentos.
Los socialistas coruñeses afirman trasladar una queja de muchos hosteleros de los distintos barrios, que se quejan de lo “desorbitado” del impuesto y porque abonar nuevos gravámenes supone en mucho caso renunciar a contratar personal, principalmente en los meses más fuertes para el sector, los del verano, o incluso echar el cierre. 
Sobre la moratoria, señalan que no afectaría ni a la ordenación de los elementos ni a la obligatoriedad de cumplimiento del resto de extremos incluidos en la norma municipal, en especial de aquellos que preservan el buen uso y cuidado del espacio público para garantizar que los ciudadanos dispongan de espacio de paseo y que la actividad no impida el descanso de los vecinos. Únicamente se trataría de no reclamar los pagos por este conceptos durante este año y el siguiente, una reclamación que –aseguran los socialistas– les han trasladado muchos empresarios del sector en los últimos meses.

después, revisión
Finalizado ese plazo, Barcón propone una revisión de las tarifas establecidas para aprobar unas tasas más bajas, toda vez que los precios aprobados “resultan desorbitados e inasumibles por los establecimientos”. 
Anticipándose ya a la respuesta del Ayuntamiento, Barcón critica al alcalde, Carlos Negreira, su “falta de sensibilidad” en su política fiscal, por elevar los impuestos “en un momento tan duro” en lugar de desarrollar medidas que favorezcan el mantenimiento de los negocios y la creación de nuevos empleos, aunque sean temporales.
La portavoz del grupo municipal también destaca que el PSOE nunca cobró por las terrazas, por ser estas una de las principales fuentes económicas de la ciudad, “tanto por actividad empresarial como por la generación de empleo” y acusa a Negreira de ser “el primer alcalde en cobrar a los hosteleros por las terrazas”. Lamenta también que el Ayuntamiento concediera licencias de terrazas dos meses antes de aprobar la nueva norma. n

Barcón pide una moratoria de dos años para aplicar la tasa de terrazas