Los primeros contactos sobre el fondo europeo acaban sin acuerdo

Pedro Sánchez | efe
|

La cumbre de líderes europeos destinada a acordar el plan de recuperación para la Unión Europea tras la pandemia de coronavirus entró en un receso tras ocho horas de negociación en las que se abordaron las cuestiones más espinosas, como el tamaño del fondo de recuperación o sus condiciones, sin llegar a entrar en detalle. 

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, convocó un receso tras dos rondas de negociación en las que los jefes de Estado y Gobierno debatieron, en primer lugar, sobre el tamaño del presupuesto para 2021-2027 y los descuentos que reciben algunos países, así como sobre el volumen del fondo de recuperación y las condiciones para acceder a las ayudas. 

Una ronda breve
La segunda ronda, más breve, se centró en los criterios para distribuir las ayudas del fondo, los nuevos recursos propios para el presupuesto europeo y el sistema para condicionar el acceso a fondos comunitarios al cumplimiento del Estado de Derecho, indicaron fuentes europeas. 

La cumbre comenzó a las 10.00 horas y, tras breves puntos informativos sobre Rusia y Turquía, se pasó a la negociación sobre la recuperación. El receso se prolongó hasta la cena. 

El presidente del Consejo, Charles Michel, aprovechó el receso para mantener reuniones con varios líderes comunitarios. 

Se vio primero con la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, Emmanuel Macron, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y después con el primer ministro holandés, Mark Rutte, cuyo país lidera las reticencias. 

El presidente del Consejo, habían explicado fuentes europeas, quería tener una visión clara de la arquitectura global del paquete antes de comenzar con las reuniones bilaterales. 

En las discusiones mantenidas hasta el receso, España se ha unido a Italia para defender que se mantenga el volumen del fondo de recuperación en los 750.000 millones de euros propuestos por la Comisión Europea, según fuentes diplomáticas. 

Algunas delegaciones, sin embargo, plantearon que se recorte el fondo, aunque dejando intacto el Instrumento para la Recuperación y la Resiliencia, el pilar fundamental del fondo dotado con 560.000 millones de euros del mismo. 

Otro punto fundamental es la gobernanza del fondo, dónde Holanda volvió a defender que los planes de recuperación que presentarán los países para recibir dinero tengan que ser aprobados por unanimidad por los veintisiete Estados miembros, una opción que solo reclama La Haya. 

La propuesta de compromiso planteada por Michel prevé que estos tengan que ser aprobados por una mayoría cualificada de Estados, lo que ya suponía un endurecimiento con respecto al sistema previsto por la Comisión Europea. 

Según las mismas fuentes, tanto España como Italia defendieron que no están dispuestas a ir más allá de la propuesta de Michel. 
En cuanto al marco financiero plurianual para 2020, Dinamarca está liderando las peticiones para que se rebaje el monto propuesto por Michel, de 1,074 billones de euros.

Los primeros contactos sobre el fondo europeo acaban sin acuerdo