Una pintura donde lo clásico no se viste de etiqueta

En esta obra, el autor plasma el Coliseo romano

Más que un artista, Santiago se considera un pintor que vive de su pintura. Y como una forma de supervivencia, el joven expone hoy en el Real Club Náutico una parte de su obra para que el público pasee por Roma sin moverse del espacio y revisite sus monumentos desde una perspectiva popular. De todos. O se monte en bicicleta con personajes que Riera saca de fotocopias y pega con cola en composiciones que después completa con partes más abstractas.

Es así como la creación más figurativa le da la mano al curioso para que entre al mundo de Santiago, que se nutre de imágenes robadas porque quizás no es necesario sobresaturar el mundo con más iconos cuando las que hay, son suficientes para expresar. Estas son el trozo del cuento más sencillo. El resto, lo escribe cada uno cuando observa los cuadros del creador en la pequeña distancia.

El local ofrece un cambalache de todas las formas de hacer de Santiago con dos piezas muy especiales que hablan de barcos y de días de desconexión. Cuando Riera abandona el estudio de un portazo y sale a respirar. Las marinas están sin retocar. Vienen directamente del momento en que él se enfrentó al aire libre y decidió pintarlo.

Además de encajar muy bien con el tipo de edificio donde están colgadas, los cuadritos que salen del natural hablan de un estilo abierto a todo que hoy se encuentra a gusto revistiendo cajas de madera con materiales que pesca en la calle. Santiago reconoce que es más difícil darle salida a este tipo de obras pero son las que ahora le interesan y no está dispuesto a abandonar a su instinto. Aún así, Riera no se deshace del lienzo porque es lo que le da de comer y lo que se trata es de permanecer en el sistema. Y de hacerlo vivo.

El vigués reinterpreta así el Coliseo o el Panteón romano. Los acompaña de colores tan expresivos que los monumentos parecen que van a explotar. Al lado de formas inventadas y destellos. De lo que en ese momento le sale a Riera, fusionando técnicas. Siendo acrílico y óleo a la vez.

Son sus pequeñas escenografías, que tendrán como vista el puerto hasta el día 17. Donde lo clásico viste un nuevo traje, uno sin etiqueta, y la fotocopia se pasea fuera de su propiedad.

Una pintura donde lo clásico no se viste de etiqueta

Te puede interesar