El público podría regresar a Riazor ante el Celta B

Los seguidores, durante el choque ante el Salamanca de la primera jornada | quintana
|

El alivio en las restricciones por la crisis del coronavirus le da una tregua al fútbol y de cara al partido del próximo 13 de diciembre ante el Celta B en Riazor, el estadio herculino podría volver a contar con aficionados, debido a las ampliaciones de aforo en recintos deportivos tanto cerrados como abiertos.

Según el Diario Oficial de Galicia, en el caso de zonas como A Coruña, que se encuentran en zona de riesgo medio (como gran parte de su área metropolitana, a excepción de Oleiros, con una situación epidemiológica mejor) ahora el aforo pasa a ser de hasta 1.000 personas en estadios y recintos al aire libre y de 500 en pabellones. 

Mejoría en los números
Ese aforo se limita a los concellos en mejor situación epidemiológica. Un cambio importante con respecto al pasado mes de noviembre, en el que solo se permitía el acceso de 150 aficionados, 300 si lo autorizaba la Xunta. Con tan poco margen de localidades, el Deportivo tuvo que optar por no vender entradas para los choques ante Coruxo y Racing de Ferrol, pues completaba el aforo entre sus compromisos con patrocinadores y la entrada de periodistas y medios acreditados. Mientras, en los ayuntamientos los que el nivel de alerta siga siendo medio-alto, la capacidad será de 250 en recintos cerrados y 500 en estadios. 

Es el caso de Pontevedra, por lo que en Pasarón al final podrá haber medio millar de aficionados. Una buena noticia de la que el club granate informó en sus redes sociales. La asignación de entradas se llevó a cabo a través de un sorteo y los agraciados fueron anunciados por medio de los canales de comunicación del club, mediante la notificación del número de abonado.

Medidas de seguridad
El gobierno autonómico recuerda en el DOG de que la celebración de eventos deportivos “poderán desenvolverse con público sempre que este permaneza sentado e que o aforo se calcule, dentro da capacidade permitida, de forma que se garde sempre a distancia mínima de seguridade de 1,5 metros nas catro direccións entre os asistentes, salvo que trate de persoas conviventes”.

El club coruñés fue de los pioneros en España en contar con público en sus gradas en el encuentro ante el Salamanca UDS. Un duelo en el que el aliento de 3.000 aficionados se hizo notar y devolvió al Abanca Riazor el sonido de la grada.

El propio Vázquez y los jugadores admitieron tras el choque que había sido determinante el empuje de la afición para lograr la remontada ante el cuadro charro.

Con el anuncio de un alivio en las restricciones de cara al derbi con el filial olívico, el Deportivo se prepara para volver a acoger a los aficionados en el feudo herculino.

El público podría regresar a Riazor ante el Celta B