El Gobierno ve factible un "copago" de recetas según la renta este mismo año

La ministra de Sanidad y Servicios Sociales, Ana Mato.Efe/Juan Ferreras
|

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ve factible aplicar este mismo año un "copago" de recetas según la renta de los pacientes, por tramos, gracias al cruce de datos informáticos de Hacienda, Seguridad Social y Sanidad, siempre y cuando lo decida el Consejo Interterritorial de Salud.

Por el contrario, el PSOE se niega a ser "cómplice" del "desmantelamiento" del sistema sanitario y rechaza cualquier tipo de "copago", según la secretaria socialista de Política Social, Trinidad Jiménez.

La controversia ha continuado hoy sobre la intención del Gobierno de que se ahorren 7.000 millones de euros en sanidad y 3.000 en educación, por lo que el PSOE ha vuelto a pedir la comparecencia urgente del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso para que explique cómo.

En una reunión con los diputados del PP, Rajoy ha fechado en este mismo mes la reforma sanitaria y la racionalización del gasto educativo para que en mayo puedan ser ratificadas por el Consejo de Política Fiscal y Financiera, en que se pedirá a las CCAA que hagan los ajustes presupuestarios necesarios.

El responsable de Sanidad del PP y consejero de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, ha apuntado la posibilidad de que el ahorro en sanidad "tendrá un origen legislativo" para "ayudar a las comunidades a gastar menos".

El sistema sanitario público es "absolutamente insostenible" en este momento, con una deuda de 16.000 millones de euros, ha enfatizado la ministra Mato en el pleno del Congreso.

Posteriormente, en conversación informal con la prensa en los pasillos de la cámara, ha planteado la progresividad en el "copago" de los medicamentos como una de las posibilidades que estudiará con las comunidades el próximo 18 de abril.

Ha rechazado el abono de un euro por receta, ya implantado por Cataluña, así como algún tipo de "copago" por las consultas o prestaciones sanitarias.

Otras medidas son la regulación del "turismo sanitario" o una tarjeta sanitaria única, que evitaría duplicidades.

El Gobierno, ha recordado, trabaja en un catálogo de servicios sanitarios básicos obligatorio para todas las autonomías, que no supondrá una reducción en las prestaciones sanitarias.

Otra cosa es buscar cómo evitar a los pacientes visitas al médico que puedan ser innecesarias, como ocurre con los crónicos para obtener recetas.

Antes, a preguntas de diputados socialistas, había asegurado que el Gobierno va a garantizar la estabilidad del sistema sanitario y va a dar tranquilidad a todos los ciudadanos, a través de un Pacto de Estado, al que ha invitado a sumarse al PSOE.

Ha subrayado que la sanidad gratuita y universal está garantizada en la Constitución y que el proyecto de presupuestos de 2012 es consecuencia de las "desastrosas cuentas públicas" que dejó el PSOE.

El proyecto de presupuestos no sólo mantiene, sino que "blinda" el sistema de bienestar social, empezando por la sanidad, ha afirmado.

El diputado socialista Eduardo Madina ha opinado que se trata del mayor ataque directo contra la sociedad del bienestar de los treinta últimos años.

Lo ha atribuido a una "gran obra de ejecución ideológica" del PP: el desmontaje paulatino de las partes nucleares del estado del bienestar.

En declaraciones a la prensa, la también socialista Trinidad Jiménez ha ofrecido diálogo para un pacto de defensa del Sistema Nacional de Salud, aunque con "profunda preocupación" por la "inseguridad" que perciben los ciudadanos.

A su juicio, los profesionales sanitarios también deberían participar en el diálogo porque son los que asumen la carga del sistema en este momento.

"No podemos permitir que se desmorone (el sistema sanitario) por una situación de crisis coyuntural", cuando se trata de un modelo "relativamente barato" (6,5% del PIB), con "una buena cartera de prestaciones y con un alto grado de prestigio", ha insistido.

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ha interpretado que se trata en el fondo de un ERE "encubierto" que podría afectar a 7.471 médicos con la excusa de la reducción del gasto público.

En educación, el ministro José Ignacio Wert presentará a las CCAA el lunes un plan con propuestas, posiblemente, como el aumento de alumnos por aula, incremento de las horas lectivas del profesorado y subida de las tasas de matrícula universitaria.

Wert ha dicho hoy que el impacto relativo de las reducciones en los presupuestos de su ministerio "se limita al 0,6 % del gasto público educativo total del país", ya que el grueso está transferido a las comunidades.

El Gobierno ve factible un "copago" de recetas según la renta este mismo año

Lo más visto