La Xunta confía en que podrá disponer en 2017 de las casas que va a restaurar

El Ideal Gallego-2015-11-15-020-078f28dd
|

“Soy Ethel Vázquez”. Llega a la ciudad invitada “por unos amigos”, los seis ediles del PP de Betanzos. Despojada de su cargo, la titular de la Consellería de Infraestruturas e Vivienda, recorrió las calles del antiguo barrio de San Francisco para conocer de primera mano la situación de las tres viviendas que la Xunta prevé rehabilitar el próximo año en las calles de A Cerca y Os Clérigos. 
Las obras cuentan con un plan contable específico de 224.000 euros y la idea es poder disponer de ellas para alquiler social en 2017. En cuanto a las siete viviendas restantes, la Xunta no dispone de plazos, aunque confía en que no se demorarán tanto como estas tres primeras, en tanto “debemos actuar al ritmo que la situación presupuestaria nos permita, y es verdad que la situación del IGVS y de Xestur Galicia era prácticamente de quiebra en 2009, con una deuda treinta veces superior a los ingresos, por lo que tuvimos que sanear las cuentas y, pese a todo, se hizo un gran esfuerzo para la adquisición de todos los edificios en 2010”.

Polémica
La comparecencia de Vázquez, anunciada días antes por los populares brigantinos, provocó el malestar del alcalde, Ramón García, quien acusó a la representante autonómica de “menospreciar” al Ayuntamiento de Betanzos, “no solo como institución, sino también a los partidos que componen la corporación y que representan a todos los vecinos”, declaró el viernes el primer edil, del PSOE. Una reacción que Ethel Vázquez aseguró no entender y a la que respondió con un reproche: “Debería preocuparse y más por presentar la documentación a tiempo para no perder las subvenciones para la rehabilitación, así que esté atento a las ayudas para viviendas en  el Camino de Santiago que vamos a sacar en diciembre, casi tres millones de euros, más que desde 2010, cuando se declararon las ARI del Camino Inglés, hasta el 2015”.
En este sentido, la titular de Infraestruturas e Vivenda insistió en la importancia de este tipo de subvenciones porque, además de contribuir a preservar el patrimonio construido, porque las rehabilitaciones generan 59 empleos por millón de euros, más que la obra pública nueva, que son 35. “Ahí están las ayudas que acabamos de firmar con 38 ayunyamientos para actuar en más de 2.000 viviendas en Áreas de Rehabilitación Integral (ARI), y que Betanzos perdió por presentar fuera de plazo”, reiteró Vázquez.
El portavoz de los conservadores betanceiros, insistió en que lo que “de verdad genera malestar a otros grupos políticos” es que “ha sido el PP el único que ha movido ficha por la recuperación del casco histórico de Betanzos”.
El recorrido continuó por Santa María, donde el grupo se cruzó con el portavoz de Betanzos Novo, Hipólito Pérez, compañero de Ethel Váquez en la Consellería de Vivenda. Una coincidencia que no pasó desapercibida y que provocó uno de los momentos curiosos de la visita, que la conselleira no dudará en repetir en caso de que la invite García.

La Xunta confía en que podrá disponer en 2017 de las casas que va a restaurar