Unos compañeros de cuatro patas que ya son “perros viejos”

|

Cumplen 25 años como acompañantes fieles, pero como si fueran cinco, porque su valor no envejece con el paso del tiempo. Cinco perros guía de la Fundación ONCE inauguraron ayer en Afundación una exposición que repasa su historia junto a los gallegos con diversidad funcional, fundamentalmente ceguera y otros problemas asociados. Con su aparición estelar, los canes invitaron a los coruñeses a conocerlos un poco más de cerca hasta el sábado.
Pese a que los homenajeados del evento lo pasaron un poco mal al principio por culpa del ascensor panorámico, lucieron sus mejores caras al acompañar al delegado territorial de la ONCE en Galicia, Manuel Martínez Pan; su homólogo en el consejo territorial, Carlos Fernández; el presidente de Afundación, Miguel Ángel Escotet, y la concejala de Igualdad, Rocío Fraga. 
Martínez aludió, antes de dar paso a un video explicativo, a los más de mil perros formados en los últimos 25 años y aseguró que el objetivo para 2016 es alcanzar los 150. 
El delegado tampoco se olvidó de destacar que España tiene la mejor escuela del mundo de perros guía que ayudan a la inclusión social de las personas con discapacidad y que se saben la lección de memoria. Algunos de los que salen en el vídeo ya se han jubilado –en casas familiares o de vuelta en las instalaciones de la Fundación ONCE del perro guía– pero al proyecto le queda cuerda para rato. En A Coruña de momento solo hay trece trabajadores sociales de cuatro patas y se necesitan muchos más.
Cada vez se hacen más precisos porque más allá de mascotas son ayudantes no solo para las personas ciegas, sino para cooperar en el día a día de personas con diversidades funcionales de todo tipo. “Dono e mascota son un tándem”, destacó la edil de Igualdad, Rocío Fraga. 
Aseguró que los poderes públicos tienen que colaborar para dar cabida a los lazarillos en cualquier situación cotidiana. “Temos que normalizar a presencia destes compañeiros de viaxe vital”, resaltó.

Unos compañeros de cuatro patas que ya son “perros viejos”