La Marea acepta las peticiones del PSOE para asegurar sus votos en el modificado

El alcalde, Xulio Ferreiro, abandona contrariado el pleno en el que se rechazó el modificado junto a varios concejales de su formación | javier alborés
|

El Partido Socialista solicitaba que al menos 4,5 millones de euros del nuevo cambio en las cuentas que quiere hacer el Gobierno local se dedicasen a amortizar deuda y esta será la cantidad reservada a ello, finalmente, después de que la Marea aceptase esta condición para asegurarse que será aprobado.
“Vamos a poder sacalo”, aseguró ayer el alcalde, Xulio Ferreiro, quien reconoció que habían alcanzado un “acordo” con la formación encabezada por José Manuel García.

Ahora, solo queda que el acuerdo quede reflejado mañana en la Comisión de Hacienda y pasado en el salón de plenos, plazos que maneja el Gobierno local para aprobar un modificado de crédito cuyas actuaciones deben estar en contratación antes de final de este año.
En cuanto a las partidas para inversiones que se mantendrán dentro del cambio en la cuentas se seleccionaron las que son “de execución máis rápida e segura para evitar que o 31 decembro de 2018 tivésemos algún proxecto sen executar”, otra de las condiciones que lleva aparejado este tipo de maniobra.
De esta manera se mantendrán las inversiones para la eficiencia energética del alumbrado público y las intervenciones referentes a mantenimiento de firmes en varios puntos de la ciudad. En este último punto no especificó, aunque probablemente se mantenga, la repavimentación de un tramo de la ronda de Outeiro y del barrio de los Rosales.
Con este nuevo giro se prevé cerrar de manera tranquila una semana en la que el Gobierno local comenzó planteando un modificado de crédito, el décimo de este año, en el que destinaba más de nueve millones de euros a inversiones sostenibles.

Sin negociar
Esta idea inicial se propuso sin haber negociado posibles acuerdos con ninguna formación de la oposición y, por tanto, no tener asegurada la mayoría de votos favorables en el pleno.
Precisamente esta situación fue la que se produjo el pasado jueves en el pleno extraordinario con este asunto como el único punto en el orden del día y que terminó rechazado con los votos en contra del Partido Popular y del PSOE, mientras que la Marea solo tuvo el apoyo del BNG.
Este resultado se dio a pesar de que el propio Gobierno local comenzó la sesión presentando una enmienda a su propuesta. El cambio eliminaba las partidas para mejoras en la planta de Nostián y para la adquisición de licencias de software, que ahora también se quedan fuera. Así, reservaba 2,5 millones para amortizar deuda, oferta que no fue suficiente para alcanzar el respaldo de los socialistas.

Cambio en el ambiente
Esta sucesión de hechos llegó acompañada de un crispamiento del ambiente entre la Marea y el Partido Socialista, que en el último medio año habían mantenido una relación muy cordial sin ningún enfrentamiento, al menos a nivel público.
Además de las acusaciones cruzadas, unos criticaban que no hubiese negociaciones y los otros que no se apostase por la ciudad, los mensajes del jefe de gabinete criticando al grupo socialista, principalmente a su líder, fueron uno de los principales focos del problema. Ahora queda saber si repercutirán en el futuro.

La Marea acepta las peticiones del PSOE para asegurar sus votos en el modificado