Miño ampliará los servicios de la Playa Grande y extremará los controles de seguridad

|

Miño se prepara una un verano inusual tras la alerta sanitaria del Covid-19. Las medidas de seguridad para evitar contagios serán prioritarias en el municipio, uno de los más turísticos del Golfo Ártabro. Incidirán en prevenir las aglomeraciones, incluso en los arenales, donde se reducirán las plazas de aparcamiento y se controlará el acceso de vehículos, “ya que a pie es prácticamente imposible en unas playas a las que se puede entrar incluso a través el mar si coincide con bajamar”, indicó la edil Catalina Morado. La concejala también señaló que los primeros visitantes, que aprovecharon los días de sol de hace unas semanas, “respetaron las distancias y, salvo excepciones, atendieron de manera escrupulosa a las recomendaciones”, expuso la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Miño.

Los estacionamientos se controlarán mediante un sistema automático de lector de matrículas, pero solo los de los arenales, ya que en el casco urbano, donde la circulación de vehículos es capital para la actividad comercial y hostelera, se mantendrán las mismas condiciones actuales, sin reducciones ni Zona ORA.

Mensajes
Otra de las novedades de esta temporada será la incorporación de un servicio de megafonía profesional, que emitirá cuñas con las recomendaciones cada cierto tiempo tanto en castellano cono en gallego e inglés, para que, en la medida de lo posible, nadie olvide extremar las precauciones para contener el Covid-19. 

Además, la Playa Grande ampliará sus servicios con “food trucks” durante toda la temporada de verano para dinamizar el entorno, incrementará el mobiliario y se intentará “dar un nuevo aire al arenal”, uno de los más concurridos de As Mariñas.

Asimismo, como otros municipios del entorno, en aras de velar por la seguridad de los ciudadanos, Miño también prohibirá encender hogueras en los arenales durante la noche de San Juan.

Miño ampliará los servicios de la Playa Grande y extremará los controles de seguridad