Trump defiende las arengas y ve “cero riesgo” de que le destituya su gabinete

Miembros de la Guardia Nacional patrullan en las inmediaciones del Capitolio | MICHAEL REYNOLDS (efe)
|

El presidente saliente de EEUU, Donald Trump, consideró ayer que hay “cero riesgo” de que le destituya su gabinete bajo el proceso establecido en la Enmienda 25 de la Constitución, y denunció el “asalto a la libertad de expresión” que se cernió sobre él y sus seguidores tras el ataque al Capitolio.

En un discurso durante su visita al muro en la frontera con México, Trump se refirió por primera vez a las peticiones de la oposición demócrata para que su vicepresidente, Mike Pence, inicie un proceso para destituirle.

La Cámara Baja planea aprobar este martes un proyecto de ley que instará a Pence a activar esa enmienda, que indica que el vicepresidente puede reemplazar al presidente si declara por escrito, con el respaldo de una mayoría del gabinete, que el mandatario “es incapaz” de desempeñar el cargo.

Sin embargo, Pence se negó hasta ahora a poner en marcha ese mecanismo de destitución y es muy improbable que lo haga antes de que Trump tenga que entregar el poder a Biden, el próximo 20 de enero.

Trump también defendió ayer como “totalmente apropiada” su arenga para que sus seguidores marchasen hacia el Capitolio, que desembocó en un asalto al Congreso, a la vez que rechazó la violencia en medio de un ambiente de tensión política no visto en EEUU en décadas.

“Si lees el discurso la gente pensó que lo que dije fue totalmente apropiado”, afirmó ayer el mandatario a los periodistas en la Casa Blanca poco antes de salir de viaje hacia Texas, para visitar las labores de construcción del muro fronterizo. “No queremos violencia”, agregó.

En medio de la convulsión política y a apenas a ocho días de que deje la Casa Blanca, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, anunció que abrirá un nuevo proceso de enjuiciamiento político bajo la acusación de “incitar una insurrección” por el asalto al Capitolio de la semana pasada.

Trump calificó la apertura del segundo juicio político en su contra como algo “absolutamente ridículo” y “una continuación de la mayor caza de brujas de la historia de la política”.

 

Un tremendo enfado

Asimismo, advirtió que esta iniciativa de los demócratas está generando “un tremendo enfado”.

Por otra parten un informe interno del Buró Federal de Investigaciones (FBI) alertó un día antes del asalto al Capitolio de que un grupo de extremistas se preparaba para lanzar una “guerra” en Washington y cometer violencia contra el Congreso, desveló ayer el diario “The Washington Post”.

La información contradice las declaraciones del jefe de la oficina en Washington del FBI, Steven D’Antuono, que dijo el viernes a los periodistas que la agencia no tenía “ninguna indicación” de que hubiera nada planeado.

Sin embargo, la oficina del FBI en la cercana Norfolk había alertado, en un informe aprobado para su publicación interna el día 5, de planes de extremistas que habían compartido un mapa de los túneles del Capitolio.

Trump defiende las arengas y ve “cero riesgo” de que le destituya su gabinete