Los indignados dicen ahora que la decisión de levantar las tiendas es cosa “de cada uno”

|

El Ideal Gallego-2011-07-04-003-f14ae1f3

r.l. > A Coruña

  El fin de la acampada del 15-M en el Obelisco es todavía una incógnita a pesar de la asamblea popular del pasado sábado en la que se aprobó por mayoría la reestructuración del punto de información y que supondrá una reducción notable del espacio ocupado actualmente.
Según los indignados, la acampada sufrirá un cambio de imagen a partir de hoy que se plasmará en la eliminación de diversos espacios de trabajo, pero advierten de que no será “ni mucho menos” el fin de la reivindicación. Respecto a las tiendas en las que pernoctan los manifestantes, señalan que será “decisión de cada uno”, ya que recuerdan que lo pactado en asamblea se refiere sólo a la reestructuración de habitáculos comunes y en ningún caso votaron a favor de levantar el campamento. Incluso, algunos de los presentes ayer en la acampada mostraron su disconformidad con algunos medios de comunicación por entender que habían confundido las propuestas del cónclave del sábado.
Señalan que la decisión de renovar los espacios existentes solo obedece a perpetuar el movimiento, que tal y como estaba planteado en estos momentos no era “sostenible”. Ayer, varios comités de trabajo desarrollaron un proyecto para desarmar parte de la campada con el objetivo de hacer más llevadero su mantenimiento. En este sentido, recuerdan que los efectivos han disminuido a causa de que muchos de sus compañeros personas que tomaron parte en un principio en la protesta, están en la marcha de Madrid, otros tantos se han desplazado del lugar de trabajo para afrontar otros proyectos en relación con el movimiento y el resto emplea su tiempo en la organización del comité de barrios que se está descentralizando.
“Estamos centrados en mantener dicho espacio y  nos impide trabajar en los principales objetivos del movimiento”, apuntaban ayer uno de los indignados. Incluso, en la página web del movimiento [http://acampadacoruna.blogspot.com] señalaron que la reestructuración del espacio inicial servirá para mejorar la imagen y accesibilidad al espacio, la credibilidad del movimiento y la implicación ciudadana.
Para ello, insisten en que es urgente recuperar los objetivos y valores iniciales de la acampada como centro de trabajo y encuentro “así como establecer nuevas pautas de dinámica y trabajo de la acampada”, especifican en el portal multimedia.
Según lo acordado, a lo largo de esta jornada se llevará a cabo una reforma del punto de información, dándole un formato semicircular que conectaría con en el espacio de la asamblea popular. Además, es posible que se mantenga la cocina, centro de reuniones, la biblioteca y el taller. Dos o tres personas harán guardias, con relevos cada ocho horas, para salvaguardar la nueva estructura.


 

Los indignados dicen ahora que la decisión de levantar las tiendas es cosa “de cada uno”