Afganistán sufre dos atentados que dejan cerca de cuarenta muertos

Jalalabad (Afghanistan), 12/05/2020.- People shift injured victims of a suicide bomb attack to a hospital in Jalalabad, Afghanistan, 12 May 2020. According to media reports, at least 40 people were killed when a suicide bomber detonated explosives at a fu
|

Un ataque a un hospital de atención materna en Kabul que recibe apoyo de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) y un atentado suicida durante un funeral en el este de Afganistán causaron al menos cuarenta muertos y decenas de heridos. Se trata de dos acciones cuyas autorías todavía no han sido reivindicadas pero que han provocado una ola de indignación en el país.

La acción contra el hospital dejó al menos dieciséis civiles muertos, entre ellos dos recién nacidos, y una quincena de heridos, en uno de los peores ataques contra un centro de salud de MSF desde que en 2015 Estados Unidos bombardease por error una de sus clínicas en el norte del país ocasionando 42 fallecidos.

En el distrito de Dasht-e-Barchi, en el oeste de la capital afgana, el ataque contra el hospital comenzó esta mañana y concluyó cinco horas después con la muerte de los tres asaltantes. El Ministerio de Salud afgano informó del fallecimiento de dieciséis civiles, sin contar los tres atacantes, y el mismo número de heridos, en una acción que dejó “la mayor parte de los edificios administrativos y de maternidad destruidos”. “Dadnos la oportunidad de prestar servicios sanitarios a nuestra desafortunada y pobre gente”, pidió el departamento.

Entre las víctimas mortales hay “dos recién nacidos, madres de recién nacidos y matronas, a los que dispararon”, detalló por su parte en un comunicado el portavoz del Ministerio afgano de Interior, Tariq Arian. Esta maternidad es el único centro para atender emergencias y partos complicados en un vecindario de más de un millón de personas. Esta zona está habitada sobre todo por miembros de la minoría chií hazara, víctima de continuos ataques en el país.

Casi 70 heridos

Poco después del inicio del asalto en Kabul, un atacante suicida detonó los explosivos que portaba durante el funeral de un comandante de Policía en la provincia oriental afgana de Nangarhar, bastión en Afganistán hasta el año pasado del grupo yihadista Estado Islámico (EI). El atentado dejó al menos veinticuatro muertos y 67 heridos, una parte de los cuales se encuentran en “estado crítico”, según la oficina del gobernador provincial.  

Por el momento ninguna formación ha reivindicado la autoría de los ataques. Los talibanes lo niegan, y el atentado llega durante un intercambio de prisioneros entre esta fuerza y el Gobierno que se espera que sea un paso previo a las negociaciones de paz. Así que todo parece señalar al EI como autor de estos ataques, tanto por sus frecuentes acciones contra la minoría hazara como por su presencia en al zona.

Afganistán sufre dos atentados que dejan cerca de cuarenta muertos