La recaudación tributaria se redujo en más de 7.500 millones en Galicia durante la crisis

La comunidad con mayor pérdida recaudatoria fue Cataluña archivo ec
|

Las arcas públicas gallegas dejaron de ingresar 7.681 millones de euros entre 2008 y 2014 por la crisis económica, la elusión y el fraude fiscal, según los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) a partir de los datos de la Agencia Tributaria (AEAT). 
La autonomía con mayor pérdida recaudatoria acumulada en este período fue Cataluña, que dejó de ingresar 63.545 millones, una cuarta parte del total de la pérdida recaudatoria acumulada del Estado –que ascendió a más de 253.000 millones–, seguida de Madrid y la Comunidad Valenciana.
En Galicia, por provincias, A Coruña lidera el desplome de la recaudación en la comunidad durante la crisis, con casi 3.800 millones ingresados menos, lo que supone la mitad del descenso recaudatorio autonómico, por delante de Pontevedra. Por el contrario, Lugo fue la que menos se resintió en este período, con una pérdida recaudatoria acumulada de 346 millones.
Galicia también tuvo el Impuesto de Sociedades como principal lastre de la recaudación, pues desde el inicio de la crisis se dejaron de ingresar alrededor de 5.000 millones por este concepto, más de la mitad del descenso en toda la comunidad. 
No obstante, los ingresos por IVA e IRPF también sufrieron un importante desplome que habría sido mayor sin las subidas impositivas de 2010 y 2012 para ambos tributos.
Por el contrario, excluyendo la recaudación estatal de País Vasco y Navarra, a las que habría que añadir los ingresos correspondientes a sus regímenes forales, Extremadura, con 1.765 millones recaudados menos, y La Rioja, con una pérdida de recaudación de 2.161 millones, son las comunidades que se vieron impactadas en menor medida. 
Las medidas aprobadas en 2011 y 2012 para limitar la deducción de algunas partidas en los pagos a cuenta de las grandes sociedades no se han acompañado de ninguna otra para aumentar la carga real de las empresas, por lo que las mayores cantidades que se ingresan a cuenta un año se descuentan al presentar la declaración al año siguiente, neutralizando el impacto recaudatorio, según Gestha.

La recaudación tributaria se redujo en más de 7.500 millones en Galicia durante la crisis