El hombre detenido se autoinculpa del doble crimen de Cervo en su declaración

GRA223. CERVO (LUGO), 14/01/2014.- Operarios de los servicios funerarios retiran el cadáver de la hija tras la inspección realizada por la Guardia Civil en las dos viviendas donde dos mujeres, madre e hija, aparecieron muertas hoy por causas

José Ángel Cuadrado Fernández, el constructor de 52 años de edad que ayer fue detenido como sospechoso de la muerte violenta de su esposa, María José Suárez López, de 45 años, y de su suegra, Adela López Ramos, de 72, en el municipio lucense de Cervo, volvió a autoinculparse hoy en su declaración oficial.
El detenido pasó la noche en los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de Burela, después de que ayer fuese detenido en Ribadeo y tras pasar cinco horas fugado, y esta mañana, ya con presencia de su abogado, prestó declaración durante algo más de hora y media ante los agentes de la Policía Judicial que se han hecho cargo de la investigación.
En esa declaración, según las mismas fuentes, Cuadrado Fernández volvió a confesar el crimen, al igual que lo había hecho mediante una llamada ayer por la mañana a la Benemérita y durante su traslado, después de su detención, a las dependencias de la Guardia Civil en Burela.
Esta tarde pasará a disposición del Juzgado Número 1 de Viveiro, que se ha hecho cargo de la instrucción de la causa.
Los investigadores que se ocupan del caso también han identificado como posible arma homicida una estaca de "un metro de largo y diez centímetros de diámetro", de las que se usan habitualmente en la construcción -de perfil cuadrado-, a la espera de que el forense corrobore esta circunstancia.
En principio, como móvil del crimen se barajan los problemas económicos que atravesaba el acusado.
Los encargados del caso también están a la espera de conocer cuándo se produjeron los hechos que terminaron con la vida de ambas mujeres, dado que no se descarta que la muerte de ambas víctimas se produjese incluso el lunes por la tarde.
De lo que ha trascendido en relación con las circunstancias del doble crimen, otros informadores destacan el "ensañamiento" exhibido por el agresor con las víctimas.
Por otra parte, decenas de personas se sumaron este mediodía a la concentración convocada por el Ayuntamiento de Cervo para expresar su "repulsa" y "condena" al brutal crimen que les costó la vida a María José Suárez López, de 45 años de edad, y Adela López Ramos, de 72.
En esa concentración, además de la Corporación Local de Cervo, presidida por su alcalde, Alfonso Villares, participó el presidente de la Diputación de Lugo, José Ramón Gómez Besteiro; el subdelegado del Gobierno, Ramón Carballo; la delegada territorial de la Xunta, Raquel Arias; el secretario de la Mesa do Parlamento, José Manuel Balseiro, y varios regidores locales de la comarca.
En ese acto, el alcalde de Cervo recordó que en lugares "tan pequeños" se establecen unas relaciones de "afectividad" entre "todas las familias" que vienen "desde generaciones pasadas", lo que hace todavía mayor "el dolor que ahora mismo" siente toda "la sociedad cervense" por la muerte violenta "de estas dos buenas personas".
Con respecto a la situación del detenido, dejó claro que "no hay justificación" para un acto tan brutal y expresó su "repulsa absoluta" porque "no hay nada que pueda justificar que una persona le pueda quitar la vida a otra de la forma en la que lo hizo".
Ambas mujeres, insistió, "se fueron de una forma... que no se puede ir ninguna persona de este mundo".
En declaraciones a los medios de comunicación, Gómez Besteiro quiso mostrar, en nombre de la Diputación, su "más enérgica repulsa y condena" por el "fatal desenlace" que segó la vida de ambas mujeres y expresó las "más sentidas condolencias a la familia de las víctimas".
Por su parte, Raquel Arias reconoció que "cada vez que se produce una muerte por violencia de género" queda "una sensación de indignación y rabia", como si nos enfrentásemos a "una película de terror", por lo que hay que seguir sumando "fuerzas para seguir luchando" contra esta lacra social, a través "de la educación" y de las "medidas punitivas", con "tolerancia cero" hacia los agresores.
También condenaron este suceso en A Coruña los conselleiros de Traballo y Educación de la Xunta, Beatriz Mato y Xesús Vázquez, respectivamente.
Mato dijo que Galicia amanecía "con tristeza" a causa de "un acto lamentable" y expresó su deseo de que no se vuelva a repetir, mientras que Vázquez quiso unirse "a la repulsa contra la violencia machista", una lacra que se debe erradicar cuanto antes.
Las concentraciones contra este crimen se sucedieron hoy en diferentes puntos de la provincia de Lugo y, en concreto, en los diferentes municipios de la comarca de A Mariña.
En la capital gallega, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha mostrado hoy la "repulsa más enérgica" del Ejecutivo al que pertenece.
El delegado de Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, ha emplazado desde Ourense a las víctimas de violencia machista a que no se callen y hagan saber a las autoridades y allegados cualquier caso de este tipo y denuncien comportamientos que, a su juicio, "deberían estar erradicados".
El colegio Santa María do Valadouro, en el que trabajaba María José Suárez López, permanecerá cerrado hoy y mañana en señal "de luto" y duelo por el fallecimiento de esta profesora, que impartía clases de religión en el centro, mientras que el Ayuntamiento de Cervo ha decretado tres días de luto oficial.
La capilla ardiente de las dos mujeres quedará instalada esta tarde, a partir de las cinco, en el tanatorio de Burela y sus restos mortales recibirán sepultura mañana, a la misma hora.
Posteriormente, se celebrará el funeral de entierro en la Iglesia Parroquial de Cervo.

El hombre detenido se autoinculpa del doble crimen de Cervo en su declaración

Te puede interesar