“Los cooperantes españoles nos adaptamos bien a cualquier sitio”

|

El Ideal Gallego-2011-06-04-013-56023792

  Entrevista de hugo hernández

alberto de Castro - jefe de operaciones de Cruz Roja

El jefe de Operaciones Internacionales de Cruz Roja, Alberto de Castro, ofreció ayer una charla sobre el trabajo de campo en territorios internacionales y clausuró un curso de Gestión de Proyectos en Terreno en el que participan 26 futuros cooperantes de la entidad.
—¿En qué proyecto de ayuda internacional centra su atención en estos momentos?
—Tenemos dos frentes abiertos que requieren ayuda inmediata. Uno sigue siendo Haití, ya que después de 18 meses de que tuviera lugar la catástrofe todavía necesita de nuestro apoyo. Otro es Japón, que, a pesar de que la Cruz Roja de ese país es una de las más desarrolladas del planeta, no puede hacer frente sola a una hecatombe semejante. Allí lo importante es proporcionar los medios para que puedan trabajar los más de 2.000 personas con las que cuenta Cruz Roja en ese país.  
—¿Qué noticias trae de la escuela de Haití que financiará Novacaixagalicia?
—Esperamos que se licite en las próximas semanas. Se trata de un proyecto que posibilitará la rehabilitación de la Escuela Nacional Mixta de Darbonne, de titularidad pública y una de las más grandes de Leogane. Permitirá atender a alrededor de 500 jóvenes haitianos y trabajamos para que esté concluido en junio de 2012. Crearemos empleo porque la mano de obra se contrata en el mismo pueblo de la escuela.
—¿Para ser cooperante de Cruz Roja hay que estar hecho de una pasta especial?
—No. Los españoles, como hijos de multitud de culturas, nos adaptamos bien a cualquier sitio. Un español da buenos resultados, aunque no cumpla de forma tan estricta como un nórdico.
—¿Y las personas que han tomado parte en el curso que se ha impartido en Bastiagueiro?
—Tengo que aclarar que en este curso han participado profesionales de muchos sectores. Algunos son arquitectos, otros enfermeros o hasta albañiles. El objetivo es que cooperen en estos países tomando como punto de partida su propio trabajo.
—¿Qué es lo que necesitan con más urgencias estos países?
—Dinero. Para llevar a cabo las acciones de reconstrucción o emergencia lo que se necesita es financiación. Nosotros recibimos capital que llega a través de subvenciones o de aportaciones privadas. El problema de las subvenciones es que la Ley española sobre ayudas públicas es la más dura y llevar a cabo los trámites burocráticos en estos países es muy difícil.


 

“Los cooperantes españoles nos adaptamos bien a cualquier sitio”