Aumentan los rescates de bañistas en el Orzán respecto al año pasado

Socorristas coruñeses vigilan la playa del Orzán, donde más rescates se han registrado | patricia g. fraga
|

Ya ha pasado el primer mes desde la temporada de baño, que está marcada por la aparición de los socorristas en los arenales coruñeses, cuatro semanas en los que las que han asistido a personas que han sufrido picaduras de escarapote, golpes de calor pero, sobre todo, en este mes se ha detectado un ligero aumento en el número de salvamentos hasta llegar a seis, especialmente en la playa del Orzán. 

Estos salvamentos son en la orilla, lo que los socorristas llaman “rescates de ola”. Ocurren cuando auxilian a un bañista que ha perdido pie o le ha derribado una ola, por oposición a los rescates en los que tienen que nadar mar adentro o emplear motos náuticas.  

En general, las asistencias del servicio de salvamento y socorrismo en las playas coruñesas se duplicaron en la primera quincena de este mes con 99 actuaciones a diferencia de las últimas dos semanas de junio, en que atendieron a 54 personas. En este mismo período, los socorristas asistieron a 27 usuarios por heridas superficiales y a 17 por cortes, mientras que nueve acudieron a los puestos quejándose de picaduras de escarapotes, otras cinco sufrieron traumatismos. Además, seis personas fueron trasladadas a centros médicos. Ya en junio las heridas superficiales habían sido la causa de 17 asistencias, lo que supone un total del 28% del total de las intervenciones entre junio y julio (ocho por cortes y cinco por picaduras de escarapote). 

Emergencia grave 
El único episodio de vida o muerte que se ha registrado en lo que va de verano tuvo lugar el 29 de junio, en la playa de Oza, sobre las cuatro de la tarde, cuando una mujer de cierta edad sufrió una indisposición repentina.

En el momento de los hechos ella se encontraba en la orilla, con los pies dentro del agua, cuando le sobrevino un malestar y se desplomó. 

En un primer momento fue auxiliada por los socorristas del arenal. A la zona se trasladó una ambulancia de las playas, cuyos sanitarios atendieron a la víctima de la parada cardíaca y lograron estabilizarla antes de trasladarla a un centro médico. Parece ser que, en un primer momento, habían logrado reanimarla, volvió a entrar en parada y tuvieron que seguir con las maniobras de reanimación antes de evacuarla para finalmente ingresar en el Hospital.

Aumentan los rescates de bañistas en el Orzán respecto al año pasado