José María Arias vaticina que la salida de la crisis llevará aún cuatro años más

|

“Nos esperan dos años de recesión, el primero muy duro y el segundo no tanto, y es posible que otros dos de estancamiento”. Con este vaticino nada halagüeño para el futuro del país, el presidente de la Fundación Barrié, José María Arias –que ayer ofreció la conferencia final del ciclo “Crisis: una salida desde la economía social de mercado” organizado por el Rotary Club–, explicó su visión de la economía española para cuya mejora reclama reformas en educación y administración pública.

El presidente de la Fundación Barrié, José María Arias, avanzó ayer que en su opinión todavía quedan cuatro años para que el país salga de la crisis, dos de recesión como tal y otros dos en los que el “estancamiento” de la economía será la tónica general. Para Arias, las previsiones del Fondo Monetario Internacional para el Producto Interior Bruto (PIB) español “pueden pecar de optimistas” y más cuando el paro seguirá creciendo en 2012 y 2013 “como consecuencia de las reformas”.

En estrecha relación con el desempleo, el economista teme que el año acabe muy por debajo de los 17 millones de cotizantes que aseguraban la supervivencia del sistema de pensiones. El problema es que el crédito por parte de los bancos a empresas y familias no fluye y eso está impidiendo que se genere empleo para restablecer las cifras de la Seguridad Social en una suerte de círculo vicioso. De hecho, la realidad es que “las medidas de austeridad van a provocar una actividad depresiva a corto plazo”.

Esta se agrava más aún porque según Arias, “desde el inicio de la crisis hemos ganado en competitividad y en las medianas empresas somos tan competitivos como Alemania o más pero nos falta tamaño de empresas”. Una dificultad añadida para los empresarios es la factura en electricidad ya que “la política energética de este país no se ha hecho con la cabeza ni con el corazón, se ha hecho con los pies; no es competitiva, los precios son salvajes y hay una enorme dependencia”.

 

Mejora pero no solución > A respecto de las medidas tomadas por el Gobierno central para salir de la crisis, Arias advirtió que hay que tener cuidado y “calibrar bien el ajuste no vaya a ser que se tomen medidas que puedan cortar las débiles fuentes de crecimiento de la economía española”.

Al tiempo que reconoció que los bancos no dan crédito y que si este no fluye “difícilmente” se producirá la esperada recuperación, puso sobre la mesa sus propuestas para mejorar la situación. Así, abogó por una reforma del sistema educativo que sería la que posibilitaría el cambio de modelo productivo reclamado porque la formación actual de los jóvenes no se adapta a lo que necesitan las empresas.

En cierto modo asume como positiva las medidas de ajuste que permiten rebajar salarios o realizar traslados porque lo ve como una alternativa al despido, pero pidió una verdadera reforma en otro sentido: una que toca a la administración pública para simplificarla y eliminar trabas burocráticas, entre otros cambios.

José María Arias vaticina que la salida de la crisis llevará aún cuatro años más