Balón de oxígeno en Riazor

Zach Monaghan, con 25, fue el jugador más valorado del partido javier alborés
|



Tras dos derrotas seguidas (las cosechadas ante Prat y Castelló), el Basquet Coruña afrontaba un partido nada fácil ante uno de los tres equipos que comandaba la clasificación. Un conjunto que, además, la pasada campaña militó en la ACB. Pero los hombres de Tito Díaz eran conscientes de lo que se jugaban y, en un encuentro muy serio, regresaron a la senda del triunfo. La diferencia final fue de solo cinco puntos (93-88), pero los coruñeses estuvieron por delante la mayor parte del encuentro y con un juego sin fisuras consiguieron la décima victoria del curso.
La labor de equipo fue clave para derrotar al conjunto vasco. De todas formas, a nivel individual hay que destacar a un Zach Monaghan que acertó absolutamente todo lo que tiró. Con dos de dos en tiros de dos y tres de tres en triples, aportó además cinco rebotes y seis asistencias, para llegar a un total de 25, la mejor valoración del partido.
Y Dagoberto Peña también fue uno de los destacados. Sin llegar a los números que le permitieron ser el MVP de la jornada anterior, sumó 16 puntos, dos rebotes y cuatro asistencias, para llegar a los 20 de valoración.
El trabajo de estos dos jugadores fue fundamental para un Basquet Coruña que desde el primer cuarto empezó ganando (23-20). En el segundo también, pero antes del descanso los donostiarras reaccionaron y al final dejaron el marcador el 46-42.
El tercer parcial fue el mejor en defensa de los coruñeses. Gracias a ella, dejaron a su rival solo en 17 puntos. En ataque, marcaron su tercer 23 seguido, para llegar a los 69 puntos y afrontar el cuarto definitivos con diez de ventaja (69-59).
El encuentro no estaba decidido, pero los herculinos mantuvieron su ritmo anotador. Y a pesar del arreón final del Gipuzkoa (llegó hasta los 29 puntos en este parcial, con un inspirado Carlsson), ya nada pudo evitar que la victoria se quedara en casa.
Los coruñeses ya piensan en el partido del viernes 30 frente a Melilla a domicilio.
En otros partidos de la pasada noche, destaca la derrota de otro de los equipos que encabezaban la clasificación, Palencia, en la pista de uno de los de abajo, Clavijo (81-76). Así, Oviedo, que venció a Araberri (75-86), se queda como líder en solitario y como principal candidato no solo a disputar la Copa Princesa, sino también a organizarla. Los asturianos ya han llegado a las doce victorias.
Ourense derrotó 76-60 a Lleida, mientras que Marín perdió en casa ante Castelló (77-83). Palma pudo con Prat (84-72) y Burgos con Cáceres (91-69). Hoy se disputará en Lugo el Breogán-Barcelona.

Balón de oxígeno en Riazor