La rotura de un cable provoca el desplome de otra grúa en el dique de Langosteira

|

El Ideal Gallego-2011-07-21-007-48c64ea6 c.r. > a coruña
  El mismo día en que se celebra una buena noticia para Langosteira, se repite un nuevo accidente en el Puerto Exterior, el desplome de otra grúa sobre el dique, de menores dimensiones que la anterior, y, de nuevo, sin heridos. Precisamente la estructura que cayó esta vez fue la que vino a sustituir a la grúa que se derrumbó a principios de junio, por lo que no llevaba ni un mes operando en Langosteira.
El nuevo accidente se produjo en torno a las doce de la mañana cuando la maquinaria trabajaba en la escollera interior del dique de abrigo con piezas de unas cinco toneladas de peso, por tanto una carga muy diferente a la que manejaba la anterior grúa, que podía llegar a levantar bloques de 150 toneladas. Parece que esta vez el suceso se produjo al romperse un cable de la estructura, lo que la hizo trasladarse hacia delante y caer sobre el espigón, en su cara interior, hasta adentrarse, en parte, en el agua.
La estructura no ha sido retirada todavía del punto kilométrico 2,94–el espigón mide 3,3 kilómetros–, lugar en donde se produjo el accidente, según la información que transmite la Autoridad Portuaria a través de un comunicado. En el mismo documento, se informa de que no ha habido daños personales como consecuencia del desplome ni tampoco “más daños materiales que los que sufrió la propia grúa”.
Desde el Puerto explican que ya se han iniciado las “gestiones” para retirar la estructura dañada e incorporar otra máquina que la sustituya “a la mayor brevedad posible”. Es la compañía Usabiaga la que se encarga de las grúas que se utilizan en Langosteira, no solo las transportan hasta Arteixo sino que las montan y son sus propios operarios quienes las manejan en el muelle.
La grúa accidentada ayer tenía  55 metros de pluma, por tanto, nada que ver con la Liebherr 11350 del mes pasado, que alcanzaba los 135 metros. Además, en aquel momento se tuvieron que paralizar los trabajos en el dique puesto que los restos obstaculizaban el paso de camiones, ahora parece que no sucede así. La posición permite seguir operando con normalidad en todos los sectores hasta retirar los hierros y la cabina. Por ello, según el Puerto, este nuevo accidente no provocará un nuevo retraso en las obras.
El organismo siempre defendió que tampoco el primer desplome supondría demoras, pero sí lo hicieron los daños del temporal “Becky” que pospusieron la finalización de la primera parte del proyectos hasta diciembre, tres meses después de lo previsto.
Ahora quedan otras dos grúas operando en el espigón, una de ellas, del mismo tamaño que la derrumbada en junio, pero el Puerto encargará otra para sustituir a la dañada ayer.
Pese a la sucesión de accidentes en Langosteira, la Autoridad Portuaria insiste en que se cumplen “escrupulosamente” con las medidas de seguridad, algo que desmienten los trabajadores. Desde el sindicato mayoritario del comité de empresa, la CIG, denuncian que la prisa con la que se está trabajando empeora las condiciones de trabajo. En su día hablaban de falta de mantenimiento y de largas jornadas de trabajo.
El Puerto espera por un “informe completo del incidente” para conocer los hechos y confirmar las causas.

La rotura de un cable provoca el desplome de otra grúa en el dique de Langosteira