“El pacto entre PSOE y BNG era lícito; lo de APdC fue una compra política y no es ético”

El Ideal Gallego-2015-05-14-018-4df466f5_1
|

Asegura que la experiencia que le ha dado estar cuatro años en la oposición, además de la obtenida como vicepresidente de la Diputación, le otorgan un plus de cara a las elecciones del próximo día 24. Antonio Cañás considera que ha llegado el momento del PP en Culleredo después de más de 30 años de gobiernos socialistas con la misma persona.

Segunda vez que se presenta en Culleredo como candidato a la Alcaldía. ¿Cómo afronta esta nueva oportunidad?
Pues con mucha ilusión. Me presenté en 2011 con poca experiencia, era ajeno a la vida política municipal porque no era concejal. Pero este período me ha ayudado a conocer, aprender los mecanismos, las carencias, estar en contacto con la gente. Y al mismo tiempo estar en la Diputación también te ayuda a ver cómo se gestionan las administraciones locales. Todo ello me permite presentarme con una mayor experiencia personal y mayor conocimiento de la gestión municipal.

¿Le ha servido también para ver cosas que no veía en 2011 sobre el trabajo de Sacristán?
Los problemas los veía porque vivo aquí, me he criado aquí y mi familia también. Pero me ha sorprendido muy negativamente el mal funcionamiento de muchas de las áreas de Culleredo. Tiene un modelo de gestión que podía ser válido hace 30 años, muy personalista, donde todo pasa por muy pocas manos, muy oscuro, con muy poca información a la oposición y a los vecinos. Existen los mecanismos, como la página web municipal, un perfil del contratante público... pero que no funciona.

¿En qué cree que deriva eso?
Esto en un ayuntamiento de 30.000 habitantes moderno es inviable. Y produce lo que ha producido en Culleredo, un atasco administrativo monumental.

Con la integración de APdC en el PSOE, cree que los socialistas salen reforzados o los vecinos pueden pensar que van dando bandazos al recordar los pactos con el BNG?
Sacristán hizo un pacto de gobierno en 2011 con el BNG que rompió él unilateralmente. Era un pacto lícito, pero la operación con APdC es distinta, se trata de una compra política. No son dos grupos que pactan sobre un programa de gobierno en común en beneficio de los vecinos. No. Fue una compra política, donde un partido compra otro políticamente y dicen que se fusionan y son lo mismo. Eso no es ético y no es legal de ser así. Se podrían fusionar ahora, pero han seguido siendo dos partidos hasta ahora en el gobierno municipal.

¿Cree que los vecinos también lo ven así?
Lo que creo es que muchos vecinos se han sentido engañados y defraudados. Cuando uno se presenta a las elecciones diciendo que su objetivo es echar al que lleva 30 años de alcalde y al poco tiempo no solo pacta sino que se integra con él, es difícil de entender. Yo tengo mi propia valoración y le aseguro que no es positiva. Y la comparto con muchos vecinos.

¿Acusa por tanto el desgaste el alcalde?
Los vecinos cada vez son más conscientes de que es necesario el cambio. El problema no es que Sacristán lleve 32 años, sino que quiere estar 36, y eso no es bueno para el sano funcionamiento de la administración.

¿Es pues el momento del PP en Culleredo?
Es el momento de Culleredo. Es el momento de arrancar, de modernizar un municipio atascado. Momento de hacer un Culleredo mejor y para todos. Del interés de los vecinos y no de los amigos. El momento en el que los vecinos pueden tomar esa decisión.

Hablando puramente de la gestión del ayuntamiento, ¿qué le achacaría al gobierno local que no haya hecho en Culleredo y que fuera urgente?
Culleredo ha estado intervenido económicamente los últimos tres años. Se acogió al plan de pronto pago de proveedores a créditos ministeriales y ha estado intervenido económicamente por el ministerio. Eso ha imposibilitado  que se haga nada. Las únicas actuaciones que se han hecho en Culleredo son las financiadas por la Xunta y la Diputación. ¿Prioridad? El nuevo colegio. A día de hoy el Ayuntamiento aún no ha logrado poner los terrenos a disposición de la Xunta. Para funcionar debes entenderte con las demás administraciones. Cuando lo que haces es echarles la culpa de tu mala gestión, es difícil contar con su colaboración.

“El pacto entre PSOE y BNG era lícito; lo de APdC fue una compra política y no es ético”