Sánchez forma un gobierno feminista y europeísta, con un perfil técnico en Economía

Nadia Calviño durante una comparecencia | Jonathan Brady (efe)
|

Tres días después de tomar posesión como presidente, Pedro Sánchez avanza en la composición de un Gobierno europeísta y feminista, con solvencia técnica y jurídica, en el que la secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, será su número dos y una alta funcionaria de la Comisión Europea, la coruñesa, Nadia Calviño, su ministra de Economía.

Calvo será la única vicepresidenta del Ejecutivo, además de ministra de Igualdad y responsable de Relaciones con las Cortes, mientras que el contrapeso a Calviño será la consejera andaluza María Jesús Montero, a la que Sánchez pondrá al frente del Ministerio de Hacienda.

El secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, se ocupará de Fomento; la diputada del PSC Meritxell Batet, de administración territorial, con un papel relevante para intentar resolver el conflicto de Cataluña, y la consejera de Sanidad y Salud Pública de la Generalitat Valenciana, Carmen Montón, de la cartera de Sanidad.


Montón, que fue secretaria de Igualdad en la Ejecutiva del PSOE durante el primer mandato de Sánchez, abandera desde 2015 en Valencia el compromiso de los socialistas por revertir el llamado “modelo Alzira” del PP de gestión privada de hospitales.

Medio Ambiente
Por su parte, la directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI) con sede en París, Teresa Ribera, experta en medio ambiente y cambio climático con prestigio internacional, encabezará el ministerio de esta área.

Fuentes cercanas a Sánchez confirmaron que Calvo, Ábalos Montero, Ribera, Batet, Calviño y Montón se suman al nombre conocido el lunes de Josep Borrell como ministro de Asuntos Exteriores, mientras que la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, será, a sus 39 años, la nueva portavoz del grupo parlamentario en el Congreso, en sustitución de Margarita Robles, cuyo destino sigue siendo una incógnita.

A falta de que Sánchez dé a conocer oficialmente hoy la composición íntegra de su Ejecutivo, los siete ministros que ya se conocen combinan veteranía y experiencia en el Gobierno de la nación –es el caso de los exministros Borrell y Calvo– con una solvencia acreditada en los equipos que Sánchez fue formando en sus sucesivas etapas –Ábalos y Batet–.

Con Montón, Calviño, Batet y Ribera, el presidente da entrada además en el Ejecutivo a mujeres de su generación, con buen currículum y talante reformista.
Todo apunta a que con la nueva titular de Economía, Nadia Calviño, Sánchez aspira a que España gane peso en Bruselas, donde esta afrontará en los próximos meses la dura negociación que se prevé del presupuesto plurianual de la UE, en la que están en juego los fondos para agricultura, cohesión y empleo.
Después de doce años al servicio de la Comisión Europea, donde desde 2014 es directora general de Presupuestos, el cargo de mayor rango en la escala del funcionariado comunitario, esta economista gallega –hija de José María Calviño, director general de RTVE con el Gobierno de Felipe González– lanza una señal europeísta a los socios del euro en un momento de incertidumbre por el rumbo que pueda tomar Italia, al tiempo que garantiza el cumplimiento de las normas de disciplina.

Satisfacción
La Comisión Europea (CE) consideró ayer que el nombramiento de la gallega es una buena noticia para España y para la Unión Europea. “Estamos al corriente de las informaciones. Son buenas noticias para España y para la Unión Europea”, afirmó un portavoz .

También se mostró satisfecha por el nombramiento la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, quien indicó que la elección es una “garantía” de que España aumentará su peso en las instituciones europeas.


En clave interna del PSOE, la sorpresa es el fichaje de la consejera andaluza de Hacienda, María Jesús Montero, en lo que puede interpretarse como un guiño a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y como una garantía para esta en la negociación, si se abre, del nuevo modelo de financiación autonómica.
Para el diálogo con Cataluña será clave también la catalana Meritxell Batet, al frente de un Ministerio para la administración territorial.

Junto a Borrell engrosa por el momento la representación catalana del Gobierno, mientras que el valenciano José Luis Ábalos tendrá la oportunidad, desde el Ministerio de Fomento, de avanzar con la inversión en infraestructuras en la cohesión territorial tan demandada por las comunidades donde gobierna el PSOE.

Sánchez forma un gobierno feminista y europeísta, con un perfil técnico en Economía