La rehabilitación de la cubierta del mercado de Adormideras sufre un nuevo retraso

El mercado permanece a la espera de la llegada de los obreros y andamios | pedro puig
|

La rehabilitación de la cubierta del mercado de Adormideras sufre un nuevo retraso después de que concluyese el mes de marzo, en el que se le había comunicado a los placeros que se iban a llevar a cabo los trabajos, sin ningún rastro de que se vayan a acometer.


Esa fue la planificación que se les transmitió desde el Gobierno local a los pocos comerciantes que todavía quedan en esta plazas de abastos, aunque en ningún momento se les llegó a dar una fecha concreta.
La realidad es que finalizado marzo todavía no llegaron los operarios que deben llevar a cabo los trabajos de rehabilitación de una cubierta que produce goteras, lo que ha llevado a los comerciantes en alguna ocasión a tener que señalar con carteles de advertencia ante el riesgo por posibles resbalones o acumulaciones de agua.

Esta intervención no es la primera vez que se retrasa, ya que inicialmente se iba a llevar a cabo a finales del año pasado, pero ni entonces ni ahora se ha cumplido con una promesa que los responsables de los negocios que todavía permanecen en este mercado consideran como imprescindible para mejorar la salud del propio recinto.


Esta reforma influye de manera relevante ya que hay algunos puestos que se encuentran vacíos y cuya licitación quedó paralizada hasta que se lleve a cabo la reforma.

Rehabilitación integral
La rehabilitación de la cubierta es una intervención importante para el mercado de Adormideras, aunque no la de mayor calado que está prevista para espacio.

Así, a principios del pasado verano el Gobierno local anunció una reforma integral de la plaza, pero esta no se pondrá en marcha hasta comienzos del próximo año según las previsiones de la Marea, unos meses antes de que tengan lugar las elecciones municipales.

Los últimos ocupantes de este mercado han hecho diversos llamamientos al Gobierno municipal de cara a que lleve a cabo la rehabilitación lo antes posible ya que en la actualidad continúa descendiendo el volumen de negocio en este espacio.


Hace poco más de un mes el mercado de Adormideras presenció cómo echaba el cierre otro establecimiento y dejaba solo cinco en funcionamiento, una situación que provoca que cada vez sean más los vecinos de este barrio que se dirigen a otras zonas de la ciudad.

Como consecuencia de la situación actual en la que se encuentra el recinto, los últimos inquilinos que resisten destacan la necesidad de que se lleve a cabo la rehabilitación integral y que se consiga la implantación de un supermercado que pueda actuar como punto de atracción para recuperar clientela, la cual continúa en una dinámica de descenso.


El mercado de Adormideras es una de las tres plazas de abastos municipales para las que el Gobierno local tiene un proyecto de rehabilitación. Los otros dos son el de Monte Alto y el de Santa Lucía y mientras que para el primero parece que el proyecto avanzará sin problemas, sobre el segundo pesa una fuerte polémica por la falta de acuerdo entre el Ayuntamiento y la Xunta para construir un centro de salud.

La rehabilitación de la cubierta del mercado de Adormideras sufre un nuevo retraso