El escenario perfecto

Copia de Deporte Campeón-2013-10-13-002-ade1468e
|

Vuelve el Deportivo a jugar en ‘sesión vermú’ y lo hace visitando el Miniestadi, donde el conjunto coruñés espera explotar su fiabilidad fuera de casa y la enorme cantidad de bajas de un (más de lo habitual) ‘imberbe’ Barcelona B para acercarse a los puestos de ascenso e incluso introducir la cabeza en ellos de sumar su cuarta victoria fuera de casa.  
Esta temporada, la escuadra coruñesa funciona a domicilio como el Fórmula Uno de Sebastian Vettel. Un Red Bull con una óptima puesta a punto, veloz y fiable... y temible para sus adversarios.
Un solo tropiezo han sufrido los pupilos del técnico Fernando Vázquez en los cuatro desplazamientos que han realizado hasta el momento en el campeonato liguero.
El Sporting de Gijón ha sido el único equipo capaz de frenar el impetú de un conjunto herculino (2-0) que, lejos de los muros de Riazor, ha hecho morder el polvo a La UD Las Palmas (0-1), el Sabadell (0-3) y el Hércules (0-2).
Unos números que convierten a los blanquiazules en el mejor visitante de la categoría de plata del fútbol español.
Es normal, por tanto, que en el guión que los coruñeses se han marcado para el duelo de este mediodía solo se refleje el objetivo de la victoria. Más, cuando enfrente estará un filial azulgrana golpeado por las lesiones y por el ‘virus FIFA’.
Sergi Gómez, Dongou, Grimaldo, Cá, Ié, Campins y Juste se han caído de la convocatoria del entrenador Eusebio Sacristán por problemas físicos, mientras que Babunski, Bagnack y Sanabria permanecen concentrados con las selecciones absolutas de sus respectivos países (Macedonia, Camerún y Paraguay).
Bajas que han provocado que el estratega ‘culé’ tenga que recomponer la retaguardia alineando en ella a jugadores de distintas posiciones y que se haya visto obligado a convocar a varios juveniles. Si la plantilla de un filial siempre peca de inexperiencia, esa falta de partidos se nota aún más esta temporada en el cuadro catalán, que además de sufrir tantas ausencias para el choque de hoy, el pasado verano padeció una auténtica metamorfosis en su plantel al enfrentarse al ‘éxodo’ de varios de sus jugadores importantes de las últimas campañas.
Demasiados contratiempos de los azulgrana que, en principio, debería aprovechar la escuadra deportivista para sumar tres puntos más en la clasificación.
Los blanquiazules afrontan el compromiso de hoy tras sufrir el pasado fin de semana un nuevo tropiezo en Riazor. El tercero del curso de un equipo que se está acostumbrando a dejarse en su estadio lo que consigue fuera de él. Una sola victoria, dos derrotas y el empate de la anterior jornada, con el Mirandés, es el balance de los coruñeses en su feudo.
Pese al nuevo traspié padecido como locales, los jugadores del Deportivo prefieren ver el vaso medio lleno y contemplan la estadística con mayor optimismo. Tras el empate del pasado sábado, la ‘nave’ herculina ha sumado siete de los últimos nueve puntos en liza y encadena tres jornadas consecutivas sin conocer la derrota.
Pero aunque los números de los coruñeses no son malos del todo, lo que les permite seguir de cerca los puestos de ascenso, el juego no termina de convencer y el equipo, muy sólido en defensa, sufre lo indecible para crear ocasiones y ver portería.
Fernando Vázquez, en su intento de dar con la tecla que permita un cambio de dirección hacia la zona noble de la tabla y mejorar la imagen del equipo en el campo, tiene pensado aplicar este mediodía un nuevo cambio de sistema (4-1-4-1). El tercero de la temporada tras el 4-2-3-1 con el que empezó la temporada y el 4-4-2 con el que ha afrontado las últimas jornadas de Liga.
El estratega nacido en Castrofeito se ve obligado a introducir un cambio en la línea defensiva debido a la baja del canterano Pablo Insua, concentrado con la selección española sub-21 para el partido de mañana contra Austria. El brasileño Kaká será el encargado de suplir al coruñés y formará en el eje de la zaga junto a Álex Bergantiños, que repetirá rol por quinto encuentro consecutivo pese a ser mediocentro.
Laure y Manuel Pablo completarán la retaguardia.
Wilk formará por delante de la defensa, mientras que en la medular estarán Juan Domínguez y Culio por el centro y Arizmendi y Rudy en las bandas.
El futbolista madrileño recuperará la titularidad tras caerse de la convocatoria el pasado fin de semana debido a que sufría unas molestias y el entrenador deportivista no le veía en condiciones de competir.
Borja Bastón volverá a ser la única referencia en ataque.
Una de las mejores noticias es el regreso a la convocatoria de Carlos Marchena tras recuperarse de una sobrecarga en el recto anterior del cuádriceps derecho. El central sevillano solo ha disputado nueve minutos esta temporada.

El escenario perfecto