Identificadas seis proteínas que favorecen el cáncer de mama y su metástasis

Madrid, 27 sep (EFE).- Un grupo de investigadores ha descubierto una nueva vía de señalización que condiciona el crecimiento de tumores de mama y su diseminación metastásica hacia el pulmón.
|

  Un equipo internacional, que incluye varios investigadores del Instituto de Oncología de la Universidad de Oviedo, entre ellos, Carlos López Otín, ha demostrado en un estudio publicado hoy en la revista Science un nuevo mecanismo de control inmunológico del cáncer.

Este trabajo recoge que el sistema inmune es capaz de detectar una aberración genética denominada tetraploidización que surge en las primeras etapas del cáncer, y precisa que la alteración conduce a la formación de células con el doble de cromosomas y constituye un motor fundamental de la diversidad morfológica y genética de los tumores malignos, según informa la Universidad de Oviedo.

El grupo investigador, dirigido por el doctor Guido Kroemer de la Universidad de Paris Descartes, incluye a Guillermo Mariño, Antonio Fueyo y Carlos López-Otín, pertenecientes al Instituto Oncológico asturiano.

La inmunovigilancia antitumoral constituye un mecanismo que reduce la carcinogénesis y determina la respuesta terapéutica de los tumores malignos, abunda el comunicado difundido por la institución académica.

El equipo investigador ha podido demostrar que el sistema inmune es capaz de reconocer y destruir las células tetraploides, evitando así que las células precursoras del cáncer se propaguen y progresen en su transformación maligna.

Este trabajo tiene implicaciones clínicas que ya han podido evaluarse en un grupo de pacientes de cáncer de mama tratadas con quimioterapia, y en las que la respuesta terapéutica parece estar determinada por la respuesta inmune antitumoral.

Así, aquellas pacientes en las que tras el primer ciclo de quimioterapia se detectó una infiltración de células del sistema inmune en sus tumores, han tenido una respuesta más favorable al tratamiento.

En conjunto, estos nuevos resultados subrayan la importancia de la inmunovigilancia antitumoral en el desarrollo y progresión del cáncer, al reducir la carcinogénesis y determinar la respuesta terapéutica a los tratamientos antitumorales que se emplean en la actualidad.

Identificadas seis proteínas que favorecen el cáncer de mama y su metástasis