La rehabilitación es aún marginal en el sector de la construcción

La construcción se desbloqueó en los últimos años, y avanzaba razonablemente bien hasta ahora | pedro puig
|

A pesar del énfasis hecho en los últimos años en la rehabilitación de edificios desde la Administración, el sector de la construcción en A Coruña se sigue sosteniendo en la obra nueva, edificios que se levantan en polígonos como el de la Náutica o el Ofimático. “Casi toda actividad, al menos por ahora, sigue siendo obra nueva. La rehabilitación siguen siendo arreglos pequeños, llevados a cabos por particulares”; explicó Juan José Yañez, secretario general de la Asociación Provincial de Promotores Inmobiliarios (Aproinco).

El problema es normativo. “Por ahora no se ha conseguido un marco jurídico adecuado para que la rehabilitación empresarial a gran escala de edificios, manzanas o incluso barrios enteros”. El año pasado entró en vigor la ley de rehabilitación, regeneración y renovación urbana de Galicia que desarrolla ideas de la ley estatal de 2013, pero no se ha implantado a nivel local. “Estamos en constantes reuniones con el Ayuntamiento para ver en qué medida se aplica, pero como tiene varias disposiciones transitorias es complejo de adaptar”.

La ley permitía, en teoría, agilizar los trámites administrativos prescindiendo de algún informe, así como adaptar el catálogo de edificios protegidos, y Yañez tiene constancia de que se está “trabajando en ello” pero por el momento, la Concejalía de Urbanismo no ha comunicado ningún avance en este sentido. “No estamos hablando de cambiar la cocina, o el baño, sino de edificios enteros, y eso no ha sustituido, ni mucho menos, la obra nueva”, concluyó el secretario general de Aproinco. No solo en el Ofimático o en Naútica, sino en Eirís, en A Gaiteira, y solares aislados o previa demolición de edificios existentes, sin olvidar otros proyectos más polémicos como el de A Maestranza.

Cambio de tendencia

Desde 2014 se había venido notando un cambio de tendencia a nivel autonómico, un año después que en otras partes de España, pero se iban poniendo en el mercado viviendas de una manera muy contenida, pero constante, y ahora el estallido de la pandemia viene a poner freno. Admite que todavía no saben el alcance que va a tener, ni en la actividad de construcción ni en la comercial. “Si la capacidad económica de la gente no se ve especialmente afectada, tampoco nosotros nos veríamos”, apunta Yáñez.

El lunes, los trabajadores podrán volver a la obra, puesto que el decreto que paraliza toda actividad económica expira mañana. Tendrán que adoptar las medidas de precaución necesarias. “El sector está tan acostumbrado a adoptar medidas de seguridad y salud que no debería plantear mayores problemas”, recuerda.

La rehabilitación es aún marginal en el sector de la construcción