Los comerciantes de la Ciudad Vieja demandarán a Inés Rey que implante la ORA en el parking reservado

La Ciudad Vieja cumple hoy un año desde que se impuso la peatonalización completa del ámbito y, ante los lentos plazos de la anterior administración local, tanto comerciantes como vecinos tienen peticiones urgentes para la nueva alcaldesa, la socialista Inés Rey. A esta le demandarán, entre otras cuestiones, que compatibilice el aparcamiento reservado con una zona ORA para los clientes de los negocios de la Ciudad Vieja y que prosiga con la urbanización que se anunció para algunas calles.

El Gobierno local de Carlos Negreira dio los primeros pasos para convertir el casco histórico en una zona de preferencia peatonal, pero no fue hasta justo hace un año cuando el Ejecutivo municipal de la Marea cerró el barrio a la mayor parte del tráfico y prohibió el aparcamiento en calles interiores. Lo hizo sin adecuar toda la señalización y sin efectuar al principio un control férreo de los estacionamientos ilegales en las zonas guardadas para los residentes, una decisión que se mantuvo en el tiempo hasta el punto de que doce meses después se siguen descubriendo comportamientos sancionables por parte de muchos conductores.

Ante la situación actual y los pocos avances que se han dado tanto en la regeneración y dinamización comprometida para el entorno como en el control de los parking restringidos, empresarios y residentes tienen una serie de peticiones para el nuevo Gobierno municipal, para lo que piden contar con un interlocutor lo antes posible.


Desde la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja (Aceca), su presidente, Adolfo López, comenta que siguen esperando por el “plan de revitalización” que anunció Marea Atlántica porque los empresarios están sufriendo mucho el aislamiento.
Para solventar esta problemática hay muchas acciones posibles pero entiende que lo “más inmediato es establecer la ORA en los aparcamientos reservados –muchas plazas ya son utilizadas de forma habitual por personas no autorizadas y otras permanecen libres varias horas al día– y que se haga un control exhaustivo de los espacios”. Opina que ese uso compartido, que el anterior alcalde Xulio Ferreiro, no llegó a apoyar, sería una de las medidas más efectivas.

Además, insiste en otra vieja demanda: la creación de un Consorcio de rehabilitación a imagen y semejanza de los de Vigo y Santiago que “no dependa de los vaivenes electorales” y permita avanzar en la rehabilitación que precisa la zona.
Dinamización completa


“Además de obras en viviendas y bajos, se necesitan mejoras estructurales y saber también qué pasará con las Naves del Metrosidero, si van a servir realmente como polo de atracción”, destaca.


Su homólogo en la agrupación vecinal, Pedro Fernández Roque, no alude a la ORA porque interesa especialmente a los negocios para crear de nuevo un flujo de clientela, pero sí dice que quedan cuestiones pequeñas, como la picaresca, por solucionar. De hecho, hay quien ya ha vuelto a dejar el vehículo dentro del barrio.
“A grandes rasgos la peatonalización ha sido positiva porque casi todo el mundo se ha acostumbrado pero queda saber qué pasos va a seguir el Ayuntamiento porque está pendiente la dinamización, una solución para las viviendas vacías o el arreglo de las calles”, enumera, pues la Xunta ya había dado el aprobado con condicionantes a las reformas de Nuestra Señora del Rosario y Damas, mientras que espera desde hace más de un año una reformulación del plan para Cortaduría.

Los comerciantes de la Ciudad Vieja demandarán a Inés Rey que implante la ORA en el parking reservado

Te puede interesar