Bruselas avisa a Londres de que apenas tiene 18 meses para negociar el Brexit

Hacen ondear una bandera europea en una manifestación en Londres contra el Brexit REUTERS/Luke MacGregor
|

El jefe negociador de la Comisión Europea para el Brexit, el excomisario francés Michel Barnier, avisó ayer de que apenas habrá 18 meses para negociar la salida del Reino Unido una vez que Londres active el proceso formal de divorcio –previsiblemente en marzo del próximo año–, por lo que espera un acuerdo en octubre de 2018.
Ello, además, permitiría al bloque comunitario celebrar las próximas elecciones europeas “con toda normalidad, a 27”, en mayo de 2019, según los cálculos hechos por Barnier en su primera rueda de prensa desde que asumió la misión de negociador.
Las normas del Tratado de la UE establecen un plazo máximo de dos años para negociar la desconexión a partir del momento en que un Estado miembro invoque el artículo 50. Un período que incluye una fase de meses de ratificación por los Veintisiete y por el país de salida, lo que deja “menos de 18 meses para negociar” las condiciones del divorcio, explicó el comisario.
Barnier reiteró la disposición de iniciar las conversaciones “cuanto antes mejor”, pero dejó claro que ello no ocurrirá hasta que se cumpla el proceso formal de activación. Una vez que la primera ministra británica, Theresa May, notifique que invoca el artículo 50, los socios podrán empezar “en unas semanas” las conversaciones.
Otra de las líneas rojas que defienden los Veintisiete es que las cuatro libertades del mercado interior “son indivisibles”, por lo que no será posible que el Reino Unido disfrute de un acceso libre al mercado único si restringe la libertad de movimiento de los trabajadores europeos.
“Ser miembro de la Unión Europea implica unos derechos y unos beneficios, ser un país tercero nunca puede tener los mismo beneficios, porque no tiene las mismas obligaciones”, zanjó el negociador de Bruselas.
En cualquier caso, el excomisario de Mercado Interior abogó por “conservar la calma y negociar”, al tiempo que señaló el interés de las partes en “no prolongar la incertidumbre” y el objetivo de los Veintisiete de afianzar el proyecto europeo pese al abandono de uno de sus miembros. En cuanto a las relaciones futuras y la intención de Londres de negociar un acuerdo de asociación en paralelo a las conversaciones de salida, Barnier recalcó que “jurídicamente” no es posible, porque la UE solo puede firmar acuerdos de ese tipo “con países terceros”.
Por su parte, el ministro de Exteriores británico, Boris Johson, aseguró que ve “suficientemente amplio” el plazo de 18 meses para negociar el Brexit. “Si todo el mundo tiene una actitud positiva y un espíritu de compromiso, podemos lograr un gran acuerdo para Reino Unido y el resto de Europa dentro de ese plazo”, dijo.
El Gobierno del Reino Unido ha aceptado una petición del Partido Laborista para divulgar los planes de ruptura con la UE antes de iniciar formalmente las conversaciones. A cambio, el Ejecutivo ha introducido una enmienda en el texto que obliga al Parlamento a respetar el resultado del referéndum del 23 de junio y no poner obstáculos.

Bruselas avisa a Londres de que apenas tiene 18 meses para negociar el Brexit