“En los últimos veinte minutos, ha sido un cúmulo de desgracias y despropósitos”

Deporte Campeón-2014-09-29-006-bd9e7481_1
|

 Víctor Fernández se mostró satisfecho con el rendimiento mostrado por sus jugadores ayer en el que considera que fue el mejor partido del curso por parte de los blanquiazules, y lamentó que las “desgracias” se cebaran con el equipo herculino en el tramo final del encuentro.
De hecho, para el técnico aragonés, esa falta de fortuna en los minutos finales fueron decisivos en la derrota con el Almería.
“En los últimos veinte minutos ha sido un correcalles, un cúmulo de desgracias y despropósitos, con dos jugadores que piden el cambio y un tercero que también está lesionado y con cambios agotados”, señaló el preparador deportivista, quien calificó de “castigo absolutamente inmerecido e injusto” el recibido por sus jugadores frente al cuadro andaluz.
“Es difícil poder levantarse cuando te meten un gol en el 93. A ellos les pega en el larguero y entra, el nuestro no. Hay que seguir, no hemos estado acertados en las que hemos tenido”, analizó el estratega de la ‘nave’ blanquiazul, quien lamentó que en los últimos minutos, cuando el choque se convirtió en un partido de ida y vuelta, Hélder Postiga estaba lesionado y, por tanto, apenas pudo entrar en acción.
“Cuando el partido se ha abierto, podía caer para cualquier lado, pero nosotros estábamos con diez”, dijo.
“Me han pedido el cambio Cuenca, Fariña por lesión y Postiga no se ha retirado por dignidad, por hombría. Tenía un problema muscular. Ha aguantado por no dejarnos con uno menos y llenarnos un poco más con su presencia testimonial. Al poco de entrar Toché se produce el cambio de Fariña y nos hemos desorganizado mucho”, puntualizó.
“Nuestros movimientos han sido obligados por temas de salud; los de ellos, por temas tácticos para buscar el partido en los últimos minutos. Han buscado soluciones para ser mejores en esa fase del partido”, resaltó.
“El partido estaba loco, pero ni por asomo nos merecíamos este resultado”, protestó Víctor Fernández, quien reiteró que los problemas físicos “nos han condicionado demasiado”.
El entrenador zaragozano relató que “en el primero tiempo, estuvimos bien en líneas generales, pero en el segundo nos faltó control. Hemos disfrutado de opciones para adelantarnos. Lo que ha ocurrido en los últimos momentos era muy difícil para mi grupo el sobreponerse”.
“La intención nuestra ha sido agruparnos los últimos quince minutos. El empate era posiblemente el premio y sin embargo ha sido la derrota”, dijo, a la vez que reconoció que, tal y como se desarrolló el duelo, “el empate era bueno en nuestras condiciones, en el 92 buscaba que se juntaran y agruparan. El empate era bueno en ese momento porque ya no podíamos más”, dijo, siendo consciente de que su equipo acabó muy agotado.

“En los últimos veinte minutos, ha sido un cúmulo de desgracias y despropósitos”